Astrologia na Medicina e Psicologia

Astrología y Flores de Bach

δ

La Ley Universal de la Atracción

Carmen López Vázquez

Congreso SEDIBAC – 23‐24 Mayo 2009 – Barcelona

Ley de la Atracción

“Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la ley. Casualidad no es sino un nombre para la ley no reconocida; hay muchos planos de causa, pero nada se escapa a la ley”. El Kybalion: Los Siete  Principios Universales.

Este principio deja claro que la casualidade no existe. Todo, aunque no sepamos o no podamos encontrarlo, tiene un sentido, un motivo, una causa, y a su vez toda causa tiene un efecto, dado que las consecuencias de nuestras acciones aparecen en distintos momentos de nuestra vida.

¿Qué Atraigo a mi Vida?

Podemos preguntarnos ¿Qué atraigo a mi vida? Este principio hermético, nos indica que nada sucede por casualidad, sino que, dentro de cada vida se hallan las causas de lo que entra en ella.

Comprender las mismas, nos permite darnos cuenta que vivir, no es tener una sucesión de experiencias y nada más, sino que tras una vivencia hay un propósito y un significado mayor, que podemos descifrar a través de los símbolos astrológicos, que tienen la propiedad de emanar significados y de ser una fuente inagotable de conocimiento.

La Carta Astral

La Carta Astral, es el gráfico que indica la posición de los planetas en el cielo en el momento del nacimiento. Los elementos que contiene una Carta Astral -signos, planetas, casas, aspectos‐ nos permiten establecer el vínculo que hay entre el Cosmos y la Tierra. Estos símbolos astrológicos, expresan la energía propia con la que venimos a la vida, y permiten restablecer la unión entre el interior del alma y el mundo que nos rodea.

 Para realizar la Carta Astral, necesitamos 3 datos imprescindibles: fecha, hora y lugar de nacimiento. A través de la misma se obtiene una información muy valiosa, que nos conecta con nuestro yo mas interno, con las emociones, sentimientos y pensamientos más profundos y arraigados que podemos tener y nos muestra el camino evolutivo a recorrer en esta vida para ser más nosotros mismos.

δ

El Mandala Astrológico

La carta astral es un mandala, un circulo, que simboliza el cielo, la perfección, sin principios ni  fin, como una sucesión continua e invariable de instantes, una especie de “cubo mágico”, en el que lo mismo, tiene significados completamente diferentes si uno logra cambiar de nivel.

¿Cómo se hace para cambiar de nivel?, a través de la toma de conciencia y de comprensión sobre aspectos personales que hay que incorporar y otros que transformar.

Esto significa darles gran importancia a los personajes internos que se forman en la primera infancia y operan en nuestro interior organizando nuestra vida de una forma inconsciente.

Hay ciertas energías que se expresan antes que otras en el proceso personal. Así ocurre que, con la Luna y el Sol nos identificamos antes que con la energía del Ascendente, porque son energias planetarias y actúan según el signo en el que se encuentran, tomando la energía del Zodiaco a través del signo y la introducen en nuestra psiquis.

El Sol, es la energía natural en nosotros, es nuestra esencia interna, es innata y por tanto la expresamos.

La Luna, la recibimos a través de la madre, la sentimos desde el mismo momento de nuestro nacimiento y, se convierte en nuestras costumbres, representa nuestros hábitos, por eso hay una flerte identificación con el signo en el que está la Luna.

El Ascendente

El Ascendente, surge a raíz de la hora de nuestro nacimiento. Es el momento en el que un pellizco de energía pura, toma cuerpo en el planeta Tierra.

El Ascendente tiene una flecha, es el símbolo indicador de que, al nacer, hemos ingresado a la vida por un determinado signo. Es la energía que irradiamos, que los demás captan de nosotros al conocernos, pero al no tener un planeta que haga de intermediario, es difícil para nuestra conciencia identificarse con ella.

Precisamente por eso, la persona va a vivir situaciones y experiencias que no va a aceptar como suyas y es porque está identificada con el Sol y más aun con la Luna, pero estas situaciones tienen que ver con su Ascendente, y la persona las proyecta afuera, creando un destino.

Ascendente = Destino

Y por destino, son las vivencias, escenas y experiencias que el individuo atrae y que tiene que vivir para descubrir que él es esse Ascendente, y que  es él quien las proyecta, aunque las considera casuales y crea que no tienen que ver consigo.

El Ascendente es la energía que tiene que vivir la persona, aliarse con ella, porque es la puerta o signo por el que se entra a la vida.  Son los rasgos del carácter que los demás ven de nosotros al conocernos y que se expresan de manera espontánea; sin embargo tenemos que aprender a mostrarlos de forma consciente para ser dueños y comprender las vivencias que atraemos a la vida.

De ahí que conocer todos los contenidos del mismo son importantes para redefinir lo que creo que soy y, al abrirme, comprender y expresar la cualidad energética que trae el Ascendente, permite conocer la verdadera esencia de la persona y aceptar el destino que uno tiene que vivir.

Si me doy cuenta que lo que atraigo a mi vida tiene que ver conmigo, con mi forma de actuar, puedo comprender esa parte de mi personalidad y también las situaciones que vienen a mi vida y mejorarlas.

¿Por qué aparece el destino?

El Ascendente es el destino, porque al no estar identificado con el, uno tiende a hacer siempre lo contrario. Destino que aparece porque la vida de la persona es un reflejo de algo que uno no reconoce de si mismo y que son vivencias que no se conecta con ellas y que sólo las experimenta en el exterior, y que tiene que descubrir y vivirlas internamente.

Es importante señalar que atraemos cierto tipo de personas para descubrir la energia que nos corresponde, las atraigo para aprender algo de ellas y, en definitiva, de nosotros mismos.

γ

Brote de Castaño

Esta es la esencia floral para comprender que la Ley de la Atracción tiene su fundamento desde la Astrología, y nos ayuda a incorporar a la conciencia las cualidades del signo que está ascendiendo, aunque sea sólo un grado, y entender que cuanto más desarrollo una cualidad, menos necesito que la misma aparezca en el mundo.

 Para poder captar y hacer consciente la energía del Ascendente, tenemos tres pasos:

1) Tenemos que experimentarla, y en esta primera etapa, la proyectamos fuera creando un destino.

2) Ser auto‐conscientes de ella, tenemos que vivirla internamente.

3) Expresarla conscientemente y comprender que yo soy eso.

Cuando uno empieza de forma consciente a hacer cosas, y a expresar las cualidades del Ascendente van a surgir situaciones y vivencias en la vida de la persona en las que se da una cita con el destino, para expresar y responder de forma diferente,  y comprender que empezamos a atraer una nueva energía.

Las Casas Psíquicas: IV, VIII, XII

Son claves las casa de agua, la IV, VIII, XII, porque son las que nos van a servir de ayuda para manifestar y comprender nuestro Ascendente.

La Casa IV: El Refugio Emocional

La casa IV, tiene dos aspectos a tener en cuenta, por un lado indica cual es mi base emocional, y esto es un punto de apoyo para desarrollar el Ascendente.

Lo malo es cuando esas cualidades son un refugio y no salgo de ahí, porque la energia de la luna nos resulta tan cómoda, que se convierte en nuestras costumbres y por lo tanto representa nuestros hábitos.

La casa VIII: Qué cualidad tiene que ser transformada, indica una inercia en el comportamiento de la persona

La Casa VIII, encierra un secreto que, al resolverlo, nos permite liberar y expresar la energía del Ascendente: indica aquello que tiene que transformarse, cambiar, algo tiene que morir, y esto es importante porque si no se resuelve habrá una fuerte inercia.

La casa XII: Las imágenes internas que la persona tiene que terminar, concluir o consumar

Esta casa es pasado para nosotros. Por tanto ese signo muestra algo anterior a nuestro nacimiento. Es lo que mejor sabemos hacer porque venimos de allí, pero no somos conscientes de ello.

En la Casa XII, tenemos la memoria arquetípica que aun no hemos terminado de elaborar, así que inconscientemente nos pasamos mucho tiempo encarcelados en esa casa, impidiéndonos ser Ascendente que es como tenemos que ser.

Flores de Bach

Contamos con las Flores de Bach, que como bien sabemos, tienen un valor terapéutico que nos ayudan en los procesos emocionales en los que nos encontramos, y que podemos relacionar con los Signos, porque hay una correspondencia entre lo que siente la persona y la energía del Zodíaco y la de los Planetas. Con las esencias florales podemos elevar la vibración energética y ser más conscientes del significado de los mismos, para aprender en esta encarnación  como dice Bach, nuestras lecciones en la vida.

Siguiendo las pautas de la Carta Astral, junto con las Flores, la persona puede conocerse, sentirse plena, cambiar por dentro y comprender que, las relaciones que tenemos en la vida con familiares, pareja, amigos, trabajo, etc., son “el espejo en el que uno se mira” siendo en todo momento, el reflejo de nuestro espejo interior.

γ

Ascendente en Aries

Aprendizaje del Ascendente Aries: la persona tiene que aprender a desarrollar el lado independiente, a tomar decisiones, correr riesgos y a luchar por lo propio.

Esencias Florales: ALERCE, MIMULO, BROTE DE CASTAÑO. Para tener seguridad y confianza en uno mismo y aprender qué es la iniciativa, el arrojo y la independencia.

Las Casas Arquetipicas de Agua: IV, VIII, XII

Esencias Florales: ACHICORIA, CASTAÑO ROJO, NOGAL, MADRESELVA.

Casa IV en Cancer: la persona tiene que dejar de refugiarse en la dependencia familiar.

ACHICORIA: para fomentar la independencia en lo familiar, por la tendencia a quedarse ahí enganchado y encerrado.

Casa VIII en Escorpio:  es el deseo de fusión, de simbiosis, de estar compartiendo constantemente con otros.

CASTAÑO ROJO:  es para transformar ese deseo de fusión, y de querer hacerlo todo con la pareja y con más gente. Le ayuda expresar su independencia, tomar decisiones, hacer cosas solo y trascender las relaciones simbióticas.

Casa XII en Piscis: Las imágenes internas con las que se identifica y que tiene que dejar atrás porque son el pasado son el pacifista, el místico y el amor universal.

NOGAL, MADRESELVA:  son las esencias para cortar el pasado y con las imágenes piscianas.

γ

Ascendente en Tauro

Aprendizaje del Ascendente Tauro: incorporar las cualidades Tauro en su día a dia, que son todo lo concreto, material, natural, paciencia, sensualidad, lentitud, gozar. ¿Qué quiero, qué necesito? Son preguntas para salir de la inercia y moverse según el deseo y necesidad personal.

Esencias Florales: AGUA DE ROCA, NOGAL, IMPATIENS, BROTE DE CASTAÑO. Son para comprender que tiene que disfrutar y gozar de la vida, porque puede estar muy tenso en alcanzar sus metas.

  Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales:  BREZO, VERBENA, CLEMATIDE, IMPATIENS

 ‐Casa IV en Leo: la persona tiene que dejar de refugiarse en el sentimiento de “ser su majestad”, es decir, en el exceso de importancia y valoración en el hogar.

BREZO: La persona busca refugio es lo solar, en seguir siendo excepcional y diferente.

Casa VIII en Sagitario: lo que tiene que morir es la sensación de que la vida cobra sentido a partir de ideas, principios, dogmas, conceptos. Se da mucho valor a los ideales más que a los hechos.

VERBENA: para no quedarse solo en los ideales y expresar la parte gozosa de Sagitario y encontrar un sentido en el fluir natural de la vida.

CLEMATIDE: para bajar a tierra y concretar las ideas.

  ‐Casa XII en Aries: las imágenes que tienen que concluir son el guerrero, el impaciente, el violento y querer las cosas de forma inmediata.

IMPATIENS: para aprender que los procesos llevan su tiempo.

γ

Ascendente en Geminis

Aprendizaje del Ascendente Geminis: Tiene que aprender lo que más le cuesta y es comunicarse y dialogar con los demás; asociar, relacionar, tener adaptabilidad y capacidad de hacer varias cosas a la vez. La relación con los hermanos es muy importante para que valore la energia geminiana.

Esencias Florales: VIOLETA DE AGUA, NOGAL, COSMOS, BROTE DE CASTAÑO. Para adaptarse y comprender que no tiene que definirse, sino encontrar la forma de combinar distintas actividades. Aprender que nadie es completo y lo que tiene que hacer es relacionarse con distintas personas de distintas maneras para completar situaciones.

  Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: AGUA DE ROCA, CENTAURA, HAYA, VIOLETA DE AGUA, NOGAL.

Casa IV en Virgo: la persona tiene que dejar de refugiarse en la hipermadurez, y permitirse explorar y jugar.

AGUA DE ROCA: le permite ser alguien que improvisa, que juega, explora, e indaga y que está muy atento descubriendo cómo son las cosas.

CENTAURA: poner límites si hay una excesiva adaptación a los demás.

 ‐Casa VIII en Capricornio: esta casa indica un punto de inercia, lo que está arraigado en la persona y le hace ser poco adaptable. Indica transformar el aislamiento, la rigidez, la tradición y lo establecido.

HAYA: salir de la rigidez capricorniana, ser flexible con lo que va descubriendo.

VIOLETA DE AGUA: Para que la persona salga del aislamiento y comparta relaciones con otros y se asocie.

Casa XII en Tauro:  son las imágenes internas que tienen que concluir y son lo material, lo fijo.

NOGAL: favorece los cambios, el movimiento y salir de la inercia.

γ

Ascendente en Cáncer 

Aprendizaje del Ascendente Cáncer: aprender ternura, amor a la vida, pertenencia, capacidad de proteger, amor a los niños, deseo de tener hijos, sensación de estar en casa, de estar protegido y de tener capacidad de proteger.

Estas personas van a nacer en ambientes donde se valora lo familiar, lo hogareño, el afecto familiar, la tradición, el pasado, la pertenencia a un clan. Aquí está presente el arquetipo de la “Gran Madre”.

Esencias Florales: MARIPOSA LILY, ACHICORIA, CASTAÑO ROJO, BROTE DE CASTAÑO. Permiten trabajar el vínculo de simbiosis y de exagerada presencia materna.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: AGRIMONIA, VIOLETA DE AGUA, CERATO.

 – Casa IV en Libra: la persona tiene que dejar de refugiarse en valorar demasiado lo formal, en quedar siempre bien, que todos le quieran y que piensen bien de él.

AGRIMONIA:  le permite estar interiormente en armonía consigo mismo.

CasaVIII en Acuario: el desapego y la falta de compromiso afectivo son los aspectos que tiene que transformar.

VIOLETA DE AGUA: para profundizar en las relaciones con afecto y comprensión humana.

Casa XII en Géminis: consumar la imagen interna de ser una persona racional y pensante.

CERATO: para vivir lo emocional y no quedarse solo en lo mental.

γ

Ascendente en Leo 

Aprendizaje del Ascendente Leo: descubrir la sensación de ser diferente de lo familiar y ocupar su lugar. Expresar entusiasmo, pasión, intensidade y potencia para aumentar su poder de auto expresión.

Esencias Florales: GIRASOL, AVENA SILVESTRE, ALERCE, BROTE DE CASTAÑO. Porque la persona se muestra insegura, introvertida y tímida y le cuesta mucho expresarse en general.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: ACHICORIA, NOGAL, CASTAÑO ROJO.

  ‐Casa IV en Escorpio: la persona tiene que dejar de refugiarse en el deseo de compartir energía con los demás.

ACHICORIA: para regular la intensidade afectiva al haber un exceso de control familiar.

   ‐Casa VIII en Piscis: tiene que transformar la dependencia de la imagen que los demás tienen de la persona.

NOGAL: poner límites y desligarse de la inercia a perderse en los demás.

Casa XII en Cáncer: concluir con  la imagen de la madre protectora.

CASTAÑO ROJO: inconscientemente tiende a lo simbiótico y a la pertenencia.

γ

Ascendente en Virgo 

Aprendizaje del Ascendente Virgo: aprender a moverse en espacios muy pequeños, con orden, no dejando las cosas en el aire, a valorizar el  detalle, la  economía de recursos, y desde aquí aprender a crecer y a desplegarse.

Esencias Florales: IMPATIENS, BROTE DE CASTAÑO, permite a la persona moverse pasito a pasito, de manera progresiva, ordenada y meticulosa.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: VERBENA, IMPATIENS, BREZO.

Casa IV en Sagitario: la persona tiene que dejar de refugiarse en los âmbitos donde se valora la abundancia.

VERBENA: para darse cuenta que las grandes cosas que hay que realizar en la vida tienen que ser hechas tranquila y moderadamente y trabajar la confianza en la  vida con pensamientos positivos, visualizaciones, etc.

Casa VIII en Aries: transformar el deseo personal de querer las cosas ya.

IMPATIENS: para integrarse en el fluir del tiempo y poder estar relajado.

Casa XII en Leo: concluir con la imagen del Rey.

BREZO: permite consumar el arquétipo interno de ser el centro de atención en la vida de los demás.

γ

Ascendente en Libra

 Aprendizaje del Ascendente Libra: aprender a compartir y que, al vivir la experiencia de ser con otros, descubrir que hay más equilibrio, vitalidad y creatividad que en la soledad.

Libra significa “ser complementario de”, tiene que aprender a no ser egoísta y tomar decisiones conjuntas y compartir con la pareja.

Esencias Florales: ACHICORIA, BROTE DE CASTAÑO, para comprender que cuanto mas comparte, coopera y se complementa con los otros hay mas energía.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales:  VIOLETA DE AGUA, ACHICORIA, MANZANO.

 ‐Casa IV en Capricornio: La persona se siente mas segura cuando mas sola esta; este es un punto de tensión muy grande, sin embargo, el destino le llevará a valorizar justamente el hecho de no estar sola.

VIOLETA DE AGUA, para expresar su base energética emocional, que leva a permitir salir de la soledad y relacionarse profundamente sin que eso sea simbiosis, fusión, confusión o dependencia.

Casa VIII en Tauro: hay una tendencia posesiva y absorbente. Esto es lo que hace tensión en este Ascendente y que hay que transformar, si hay posesividad en mi, entonces no puede haber Libra.

ACHICORIA: para soltar, cambiar de actitud y dejar de ser posesivo, acaparador y dar espacio para que el otro sea el mismo.

 ‐Casa XII en Virgo:  la imagen de la Virgen, es la que tiene que concluir en la persona.

MANZANO SILVESTRE: por sentir que no es lo suficientemente puro.

γ

Ascendente en Escorpio

Aprendizaje del Ascendente Escorpio: aceptar lo oscuro, el dolor, el conflicto, el odio, el sufrimiento, la muerte, la pasión, el poder, la intensidad de la sexualidad, la manipulación, el control.

Esencias Florales: HELIANTEMO, ESTRELLA DE BELEN, BROTE DE CASTAÑO, permiten superar el pánico de vivir estas emociones tan duras y desgarradoras y no resistirse a aceptar la crudeza de la vida y que la realidad incluye lo oscuro.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: CLEMATIDE, SCLERANTHUS, CERATO, NOGAL.

Casa IV en Acuario: el refugio va a ser lo impersonal, cuando la intensidad sube mucho, se desconecta.

CLEMATIDE: para evitar la la desconexión emocional, y poder entregarse y relacionarse con los demás sin perderse y sin idealismos.

Casa VIII en Geminis: tiene que morir el sentido de dualidad. Lo propio de lo geminiano es dividir: bueno‐malo, interior‐exterior, superior‐inferior, etc.

SCLERANTHUS: para integrar los opuestos y dualidades, aceptar que la vida es una manifestación continua de aspectos opuestos, lo bueno puede ser malo y lo malo puede ser bueno.

CERATO: Transformar la superficialidad y lo racional en profundidad.

  ‐Casa XII en Libra: las imágenes internas que tiene que terminar, concluir o consumar la persona son la de la Armonía y el Equilibrio.

NOGAL: para romper con ese deseo de armonía, complementariedad y no negar el dolor y el sufrimiento.

γ

Ascendente en Sagitario

Aprendizaje del Ascendente Sagitario:  la cualidad a despertar y a irradiar es: entrega, confianza, movimiento de la vida, amplitud, capacidad de síntesis, incluir, no rechazar, no excluir, ensanchar la conciencia.

Esencias Florales: CERATO, AGRIMONIA, BROTE DE CASTAÑO.

CERATO, para hacer una síntesis de su vida y transmitirla a los demás.

AGRIMONIA: para contactar con el dolor, con la emoción, con todo lo que está pasando sin negar nada y, al aceptarlo, confiar en el fluir de la vida.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales:  CLEMATIDE, ACHICORIA, NOGAL.

 ‐Casa IV en Piscis: La persona tiene que dejar de refugiarse en la burbuja ilusoria, en un mundo que se siente cósmico pero que es totalmente interno.

CLEMATIDE:  para no estar encerrado en “su mundo” de pura ilusión, y bajar a tierra la sensación de que lo que le protege es lo ilimitado.

Casa VIII en Cáncer: transformar el ámbito de protección que excluye y que solo admite lo familiar.

ACHICORIA:  para abrirse con una mayor amplitud a más personas.

 ‐Casa XII en Escorpio: las imágenes que tienen que concluir son el contacto con lo Oscuro.

NOGAL: para romper ese hechizo con lo oscuro y permitir la abundancia, vitalidad y amplitud.

γ

Ascendente en Capricornio

Aprendizaje del Ascendente Capricornio: La persona tiene que aprender a ser responsable, a hacerse cargo de las cosas, sostenerse a si mismo, desarrollar a fondo lo que podríamos llamar el lado padre de la realidad, que es construir la individualidad en la responsabilidad.

Esencias Florales: ALERCE, MIMULO, OLMO, AGUA DE ROCA, BROTE CASTAÑO.

ALERCE: confianza en uno mismo.

MIMULO: miedos e inseguridades para ganarse la vida.

OLMO, al sentirse abrumado ante las responsabilidades y creer que no puede afrontarlas.

AGUA DE ROCA: por la rigidez y los jueces internos tan exigentes que tiene.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: IMPATIENS, BREZO, VERBENA, GENCIANA.

Casa IV en Aries: el refugio va a ser la tendencia a satisfacer el deseo propio y querer salirse con la suya.

IMPATIENS: por lo enfados, caprichos y la avidez de quererlo ya.

  ‐Casa VIII en Leo: lo que tiene que transformar es el anhelo de reconocimiento “yo soy yo y hago mi mundo y las cosas para mi”.

BREZO: por la necesidad de ser el centro y el reconocimiento de los demás.

Casa XII en Sagitario: las imágenes que tienen que terminar son los Ideales, los Maestros que iluminen el camino, la abundancia.

VERBENA: descubrir que la libertad es la responsabilidad y la realidad, no lo que indica el inconsciente que es permanecer en los ideales.

GENCIANA: por la desilusión que genera la caída del idealismo.

γ

Ascendente en Acuario

Aprendizaje del Ascendente Acuario: Aquí hay que aprender que la energía circula, que nada es estable y que todo está en continuo movimiento creativo. Energía de creatividad que hace que nada se quede quieto ni fijo.

Esencias Florales: NOGAL, AVENA SILVESTRE, BROTE DE CASTAÑO.

NOGAL, para adaptarse en las situaciones imprevistas y de corte que llegan a su vida.

AVENA SILVESTRE, por la sensación de estar fuera de lugar y de desubicacion constante en la vida.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII

Esencias Florales: CASTAÑO ROJO, NOGAL, CASTAÑO DULCE.

Casa IV en Tauro: la persona tiene que dejar de refugiarse en el apego familiar.

CASTAÑO ROJO: para salir del deseo de encontrar su identidade por pertenencia, del deseo de quedarse en un lugar donde pueda instalarse y sentirse seguro. Su lugar es allí donde está en ese momento.

 ‐Casa VIII en Virgo: Transformar el deseo de que todo este en su sitio, con bordes y bien delimitado.

NOGAL: permite la transformación y la liberación de los límites.

 ‐Casa XII en Capricornio: Tendrá que romper con la imagen del Cumplidor, con los modelos de tradición y respetabilidad. Su inconsciente le hará ir a buscar la profesión correcta, el país correcto, el grupo de pertenencia correcto.

CASTAÑO DULCE: salir de la angustia de la búsqueda de lo correcto y aceptar que la persona es en cualquier lugar, que no hay modelo a seguir y no hay lugar.

γ

Ascendente en Piscis 

Aprendizaje del Ascendente Piscis: la cualidad que tiene que incorporar es Resonancia, aceptar la gran sensibilidad pisciana y trabajar la intuición.

Esencias Florales: ALAMO TEMBLON, BROTE DE CASTAÑO, para confiar en la intuición.

CLEMATIDE: expresar de forma práctica su sensibilidad, como puede ser a través del mundo de los símbolos, la música, actividad artística, etc. que le permita organizarse internamente.

Las Casas Arquetipicas de Agua, IV, VIII, XII.

Esencias Florales: CERATO, CASTAÑO BLANCO, SCLERANTHUS, CLEMATIDE.

Casa IV en Geminis: el refugio de la persona es que todo tiene que ser palabras y no sensibilidad.

CERATO: al querer explicarlo todo de forma racional y valorar en exceso la inteligencia.

CASTAÑO BLANCO: al hacer un análisis obsesivo de todo.

Casa VIII en Libra: tiene que transformar el deseo de armonía y belleza a través de las formas, pero Piscis es “ir mas allá de las formas” es la belleza de lo amorfo, que también tiene su armonía a través de la música o de la poesía.

SCLERANTHUS: encontrar el equilibrio interior.

Casa XII en Acuario:  las imágenes internas que tiene que abandonar son la de ser el Diferente, el que no encaja con los demás.

CLEMATIDE: para interpretar la realidad, y conectar con ella a través de la sensibilidad interna. La persona tiene una sensación de ser diferente y de no poder adaptarse al mundo.

δ

Conclusión

La Astrología, en su esencia afirma que yo no estoy separado del Universo, sino que el Universo y yo, el Universo y nosotros estamos unidos formando una estructura, con unos contenidos y significados que me ayudan a responder a las eternas preguntas sobre quién soy y a dónde voy. Al profundizar en el Ascendente, comprendemos que, según nos presentamos ante los demás, atraemos a otros con unos comportamientos complementarios que nos permite interpretar que, aquello que nos sucede es el reflejo de nuestro espejo interior, siendo en todo momento  participes y responsables de lo que atraemos.

Con la Carta Astral, tratamos de ver estructura invisibles, formas y dentro de las mismas como transita la vida de un ser humano. Cuando hablamos del Ascendente es darnos cuenta que en la vida de la persona hay acontecimientos y situaciones que, aunque son diferentes, siempre hay una constante que se repite, indicando que, aquello que nos sucede no es en absoluto casual, y podemos decir que “en el juego de la vida, el Universo nos va a dar siempre las mismas cartas y lo que tenemos que hacer, es aprender a jugarlas de un modo diferente”.

Con la Astrología, podemos recordar, aclarar, actualizar y llevar a la conciencia individual el mensaje contenido en los símbolos astrológicos, y con las Flores, cambiar nuestros patrones de conducta, atraer nuevas situaciones, hechos, circunstancias y personas, encauzando nuestra vida de forma saludable y armoniosa.

La Carta Astral es un círculo mágico, la guía de nuestro Mapa Interior para alcanzar unidad y perfección y, con la misma establecemos la conexión entre la Ley de la Atracción, la Astrologia y las Flores de Bach, uniendo asi el Cielo con la Tierra.

φ

Referencias Bibliográficas:

.Los Ascendentes. Eugenio Carutti. Edit. Kiev
.El desarrollo de la personalidad. Liz Greene y Howard Sasportas
.Modernas dimensiones de la Astrologia. Stephen Arroyo. Edit. Sirio
.Relaciones Humana. Liz Greene. Edit. Urano
.Un Mandala Astrológico. Dane Rudhyar. Edit. Luis Cárcamo
.Astrologia, Karma y Transformación. Stephen Arroyo. Edit. Kier
.Astrologia y Flores de Bach. Vicente Lupo. Edit. Urania
.El Viaje Mítico. El significado del mito como guía para la vida. Liz Greene y Juliet Sharman‐Burke
.Astrología, Psicología y los Cuatro Elementos. Stephen Arroyo. Edit. Kier
.Sincronicidad. Carl Jung. Edit. Sirio
.Astrología y terapia Floral de Edward Bach. Tito Maciá. Edit. Indigo
.Flores de Bach. Manual para terapeutas avanzados. Ricardo Orozco.Indigo
.Flores de Bach. Aplicaciones locales. Ricardo Orozco. Indigo
.Nuevas Terapias Florales de Bach. Dietmar Krämer. Edit. Sirio
.La Curación por las Flores de Bach. Götz Blome. Edit. Robin Book
.Tratado completo de Terapia Floral. Susana Veilati. Edit. Edaf
.Flores de Bach. Ana Landa Berraz. Edit. Libsa

Ω

Astrología y Salud

Las alteraciones de la salud y los ritmos armónicos.

Tito Macià

Introducción.

Uno de los asuntos humanos que han ocupado desde siempre la atención de los astrólogos, es sin duda, el tema de la salud. Tal era la importancia de la Astrología en este tema, que Galeno hacía escarnio de quienes son médicos sin ser astrólogos y llega a tildar de homicidas a los médicos que curan sin ser astrólogos (La calidad de la salud). Igualmente escribe Hipócrates en el libro primero de la Dieta, y en el vínculo, cap. 2, donde dice: “El Médico sin Astrología es como el ojo que no está en capacidad de ejercitar su acto y operación”. En los tiempos anteriores a la prohibición inquisitorial, la Astrología formaba parte del bagaje cultural de cualquier médico.

La astrología fue considerada por Paracelso como una de las cuatro columnas de la Medicina porque constituye el medio más exacto, completo y científico para averiguar las tendencias de cada persona.

Hoy día sabemos que ambas modalidades culturales, Astrología y Medicina, están completamente separadas, que ya no tienen ningún nexo de unión. La medicina moderna prescinde completamente de la información o la utilidad de esta vieja ciencia.

Es absolutamente cierto que la medicina moderna dispone de una tecnología y una farmacología capaz de vencer la mayor parte de las enfermedades que padecen los seres humanos. La medicina del siglo XXI es capaz de curar casi todas las enfermedades declaradas, pero también es cierto que los enfermos y las enfermedades no paran de aumentar, basta con observar las listas de espera de los hospitales o con estar atento a las noticias sobre las nuevas enfermedades. La medicina moderna apenas se ocupa de los orígenes de la enfermedad, salvo las nuevas tendencias experimentales a través del genoma humano, que sería la modalidad más parecida a la Astrología.

Quizás este trabajo sirva como puente a los profesionales de la salud para acercarse a la nueva Astrología del siglo XXI.

Astrología y salud en la tradición.

En la astrología antigua se estudiaba el tema de la salud con la finalidad de ayudar al médico en su diagnóstico, en su terapia y en las intervenciones quirúrgicas. Pero también se apuntaba hacia una medicina preventiva. Desde Ptolomeo y seguramente desde antes -pues Ptolomeo era también un recopilador- se trata el tema de la salud como uno de los elementos más importantes de la existencia humana. En el Tetrabiblos, libro III capítulo 3 dice:

”Sobre lo que sucede tras el nacimiento ha de tratarse lo relativo a la vitalidad, puesto que no pueden formarse juicio alguno sobre los que no sobreviven. Después sobre la forma corporal, luego sobre las enfermedades y accidentes del cuerpo……”

Ptolomeo, en el mismo libro dedica el capitulo 12 a las enfermedades. En primer lugar trata de exponer cuales son los elementos astrológicos que pueden ser útiles para conocer que tipo de enfermedad puede desarrollar una persona. Concede una mayor importancia al Ascendente, la Luna, Mercurio y la relación con los planetas “infortunas”.

Otros astrólogos de la antigüedad también hacen mención a las enfermedades, como Marcus Manilius que en su Astronomicón nos deja un aforismo que abre una puerta o nos insinúa que en la Astrología hay elementos ocultos que preservan la salud y que combaten la enfermedad.

“Tu has de tener en cuenta este lugar con agudo entendimiento y el influjo del planeta, lo cual te será de gran utilidad. Aquí se fundan las bases de nuestra salud y la lucha contra las enfermedades que se combaten con armas ocultas…”

Siglos después, Ben Ezra dice: “Si algún nacido es conocedor del arte de la Astrología y ve en su natividad que en una fecha determinada puede caer enfermo de una gran fiebre, pero antes de ese tiempo evita las cosas calientes y se alimenta con cosas que refresquen su cuerpo, cuando llegue el momento, el calor no lo enfermará, sino que templará su cuerpo”.

Por su lado Ptolomeo distingue entre dolencias y enfermedades y dice que las dolencias sólo ocurren una vez y no duran mucho y se asocian con los planetas orientales, mientras que las enfermedades o bien son crónicas o surgen en distintas ocasiones y se relacionan con los planetas occidentales.

Los planetas orientales actúan como paladines que informan de la llegada de su señor, por eso los planetas orientales anuncian de la llegada de la enfermedad, pero en si sólo son dolencias. Mientras que los planetas occidentales anuncian el resultado de experiencias, lo que viene detrás, lo que sigue después de una conducta reiterativa y estas son las verdaderas enfermedades.

Si uno de esos planetas infortunas –léase Saturno, Marte o los nuevos infortunas como Neptuno o Plutón y también cualquier otro planeta que se halle infortunado accidentalmente- forma aspecto tenso con los puntos sensibles, se crean canales de ondas o ritmos que a lo largo de la vida de una persona se van activando una y otra vez poniendo a prueba la resistencia de una parte la persona y llevándola a situaciones de cansancio, agotamiento o estrés. Ptolomeo dice que el punto afectado por el daño indica el órgano corporal en el que puede ocurrir dicho accidente, infección o enfermedad y el planeta que forma el aspecto indica el modo de la influencia.

φ

La enfermedad en la tradición

Para los astrólogos de la tradición cada uno de los planetas gobierna una parte del cuerpo o un órgano en particular. Ptolomeo expone las siguientes analogías:

Saturno: oído derecho, bazo, vejiga, flema y huesos
Júpiter: tacto, pulmón, costillas, arterias, semen
Marte: oído izquierdo, riñones, venas y testículos
Sol: ojos, corazón, cerebro, tendones, parte derecha de todos los órganos
Venus: olfato, hígado y la carne
Mercurio: habla, pensamiento, lengua, hiel, nariz inferior
Luna: gusto, deglución, estómago, vientre, partes femeninas, órganos de la parte izquierda.

Luego desarrolla a modo de determinaciones o de aforismos las diferentes afecciones que se pueden padecer a causa de las disonancias planetarias o de la dificultad de canalizar estas energías cuando lo hacen a través de aspectos de tensión.

Después matiza el origen o la causa de la enfermedad o del accidente. Dice que Marte tenderá a las quemaduras, golpes, hierro y operaciones, Saturno por cataratas, frío o golpe de un objeto lanzado. Continúa este capitulo de las enfermedades y los accidentes hablando sobre el parto y sus complicaciones, los trastornos de locución, la destrucción de algún órgano, los accidentes o impedimentos y hace una breve relación de enfermedades asociadas a cada uno de los planetas.

Ptolomeo en su Centiloquio deja algunos aforismos útiles para los médicos. Algunos de ellos se utilizan para elegir o conocer cuales son los momentos adecuados o inadecuados para actuar con el enfermo y nos dan una pista sobre el origen de las enfermedades como los siguientes aforismos:

XIX La fuerza de la purgación está debilitada cuando la Luna está junto a Júpiter.

XX No hieras ninguna parte del cuerpo con hierro cuando la Luna se encuentre en el signo que se relaciona con esta parte.

XXI Cuando la Luna se encuentre en Escorpio o Piscis y el regente del Ascendente esté junto a una estrella que se halle sobre la tierra, es bueno usar purgaciones. Pero si está junto a un planeta que está sobre la tierra, el que haya tomado el brebaje lo vomitará.

También tiene otros que sirven para conocer el desarrollo de la enfermedad en función del inicio de la dolencia:

XLIII La enfermedad acarreará muchas complicaciones si ha comenzado cuando la Luna se hallaba en un signo donde esté el mimo planeta maléfico que en su nacimiento formaba mal aspecto. Se juzga al contrario, es decir, que la enfermedad no encierra peligro, si la Luna se encontraba en un signo donde hay un planeta benéfico que en el nacimiento formaba buen aspecto.

Desde la astrología tradicional, cuando se habla sobre el tema de la salud, aparte de utilizar el sistema de Casas, distinguen dos orígenes de los estados alterados de la salud:

-perturbaciones o accidentes que acaecen en el espíritu.

-perturbaciones o accidentes que acaecen al cuerpo.

La salud, la enfermedad y el dolor

Llegados este punto conviene aclarar los conceptos de salud, enfermedad y dolor.

De manera general se considera estado de salud cuando las funciones orgánicas y mentales son normales. El estado de normalidad se caracteriza por la capacidad de adaptación al ambiente y de gozar de los aspectos agradables de la vida, del disfrute de la sexualidad y de las demás formas de vida instintiva, como son los apetitos, pero sometidos a las directrices de la voluntad y de la razón.

Estado de Salud:

-adaptación al ambiente
-capacidad de gozar
-disfrute de los apetitos
-regidos por la razón y la voluntad.

Las alteraciones en el estado de la salud se perciben cuando hay una desviación del estado normal. Se consideran perturbaciones a las acciones desordenadas, las que no se encaminan hacia ningún objetivo o ningún lugar. Como hacer cosas sin sentido o sin objetivos. También se consideran perturbaciones a la realización de acciones que se salen excesivamente del recto proceder, que se escapan a todo orden natural.

Estado alterado de la Salud:

-falta de adaptación al ambiente
-incapacidad para gozar
-desviación de los apetitos, por exceso o por defecto.
-actos involuntarios o irrazonables

El estado alterado de la salud es la enfermedad y con ella aparece el dolor. El dolor es una sensación, molesta, desagradable o aflictiva que los nervios trasmiten al cerebro, una mezcla de información y sentimiento. (Mercurio-Luna) El dolor puede no ser físico y manifestarse como pena o sufrimiento.

φ

La Luna y Mercurio

Según la tradición, las perturbaciones o accidentes del espíritu se observan astrológicamente valorando la relación existente entre la Luna y Mercurio o lo que es lo mismo, el alma y la mente.

La combinación Luna-Mercurio, sus estados, y los aspectos que forman con otros planetas son la siguiente clave que nos permite conocer el estado del espíritu y la salud resultante.

La percepción astrológica de las enfermedades reconoce la unidad entre la mente y el cuerpo y la interacción entre ambos elementos. De manera semejante se expresa el Dr Eduard Bach quien dice que “La enfermedad no es material en su origen, sino el resultado de un conflicto entre el alma y la mente. Mientras el Alma y la personalidad están en buena armonía, todo es paz, alegría, felicidad y salud. Pero cuando la personalidad se desvía del camino trazado por el Alma, por nuestros deseos mundanos o por la persuasión de otros, surge el conflicto que es la raíz y causa de la enfermedad”.

Eduard Bach, tenía conocimientos de Astrología y por ello recomendaba conocer el signo zodiacal en el que se hallaba la Luna en el momento de nacimiento, para de esa manera, reconocer el tipo alteraciones a las que podría estar sujeta la personalidad.

La Luna se manifiesta como las pulsiones del ser vivo que llevamos dentro (Alma) que tratan de percibir, de “sentir” la vida. El primer camino a través del cual intentarán fluir estas pulsiones es el principio del placer, ya sea a través de la alimentación, la temperatura adecuada, la sensación de protección, el cobrir cualquier tipo de necesidad o bien a través de su relación con el mundo circundante. Si no logra cubrir sus objetivos, porque no satisface sus necesidades o no puede o no sabe como relacionarse con su entorno inmediato, tenderá a tomar otro camino que igualmente sea percibir o “sentir”, aunque sea dolor, amargura, sufrimiento, temor o intranquilidad.

El primer objetivo de las pulsiones del Alma (la Luna) está sujeta a varias condiciones:

1.– el planeta regente del signo en la que se encuentra, que puede ser una fortuna o una infortuna y recibir buenos o malos aspectos.

2.– la Casa que ocupa, pues si se encuentra en los sectores de la Casa VI o de La XII aumenta las posibilidades de expresarse a través de las alteraciones de la salud.

3.-los aspectos que recibe de otros planetas. Mayores tensiones si se trata de aspectos tensos y más fluidez si es al contrario.

4.– los diferentes estados transitorios causados por las direcciones o los tránsitos.

Si las pulsiones lunares no logran este primer objetivo, tratarán de fluir a través de la comunicación, como hace el niño cuando tiene hambre o sed y pide comida o agua, es decir, se comunica para tratar de satisfacer sus necesidades.

Por eso, el objetivo siguiente se dirige hacia la comunicación con el entorno, aqui entra en juego la relación entre la Luna y Mercurio, sentimientos y la capacidad de intercambio y de comunicación con el medio. Cuando estas pulsiones fluyen con naturalidad, lo normal es que nos hallemos en buen estado de salud. El flujo de estas energías, análogas a los factores psicológicos, son muy importantes en el origen y posterior desarrollo de todas las enfermedades.

La Luna, Mercurio junto con el Sol, que se asocia con la vitalidad, son los tres puntos astrológicos más importantes a la hora de analizar las posibles alteraciones o crisis en el estado de la salud de una persona. Serán con esos tres cuerpos celestes con los que operaremos en los ritmos armónicos, a través de la interacción de los demás cuerpos celestes durante los tránsitos, (…).

Ω