Astrologia na Ciência e Filosofia

Actitudes hacia la Astrología y la Ciencica

human future

Una Exploración Cualitativa

Nicolás Boquê

Universidad Maimónides (Argentina)

Resumen

La pregunta ―¿qué es la astrología? suscita no sólo una enorme variedad de respuestas sobre las características de dicho conocimiento, sino una polémica interesante que versa sobre la naturaleza del conocimiento en general y la ciencia en particular. Con el objetivo de explorar tal diversidad de puntos de vista, se encuestó a través de internet a un conjunto de voluntarios con alguna formación académica sobre sus opiniones acerca de la astrología y la ciencia. Se distribuyeron las respuestas según se hubieran expresado al respecto de las características, veracidad y utilidad de la astrología, su involucración personal con la misma, y sus opiniones sobre la función del horóscopo. Se reflexiona sobre la diversidad de creencias y visiones de los entrevistados con respecto a la astrología.

δ

La astrología es una disciplina cuya presencia en la sociedad y los medios de comunicación se há incrementado gradualmente durante la segunda mitad del siglo XX en Círculo Escéptico Argentino, existen diversas posturas respecto de:

• ¿Qué es la astrología? ¿Hay distintos tipos de astrología?

• ¿Es un conocimiento científico o no? ¿Se la puede evaluar científicamente?

• ¿Es posible que sea un conocimiento válido aunque no sea científico?

En un artículo en línea del Círculo Escéptico Argentino, que resulta relevante a esta investigación por haber sido compartido al investigador por uno de los participantes de este estudio junto con su respuesta, se define que: ‘La astrología es un conjunto de creencias que pretende conocer el destino de las personas y pronosticar sucesos futuros mediante la observación de la posición y el movimiento de los astros’. Un estudio de revisión publicado recientemente Hamilton, ve en cambio a la astrología como un resiliente esquema heurístico que se transmite culturalmente para comprender los efectos estacionales y dar sentido a complejos patrones de la naturaleza.

Respecto de la variedad de tipos de astrología, en otro artículo en línea Navarro, que también resulta relevante a este estudio por haber sido compartido por un participante en su respuesta, el autor define que desde sus orígenes se pueden distinguir tres vertientes de lo astrológico: la científica, la adivinatoria y la supersticiosa. Sin dedicarse a aclarar de qué se trata, señala que la vertiente supersticiosa fue -sistemáticamente repudiada por los practicantes cultos del saber astrológico-, entre quienes incluye a -los más ilustres padres de la ciencia actual-, que nunca confundían estas tres perspectivas. La faceta adivinatoria considera lo astrológico como -religión natural de raiz cósmica-, y de la científica hablaremos más adelante.

En Kochunas se distinguen distintos tipos de astrología en la actualidad según su aplicación: (a) Mundana o judicial, que se enfoca en asuntos colectivos, políticos, económicos, nacionales y mundiales; (b) Física o natural, que predice cambios y eventos climáticos, meteorológicos y geológicos; (c) Eleccional, que delinea los momentos propicios por ejemplo para iniciar negocios, firmar documentos, casarse, cambiar de carrera o iniciar un emprendimiento; (d) Horaria, que tiene una función oracular y se centra en responder una pregunta según la ubicación de los astros para el momento y lugar en el que se plantea la misma; (e) Locacional, involucrada en ubicar a la persona en el medio ambiente más propicio para tener éxito en la vida; (f) Genetlíaca o Natal, la más difundida, que se ocupa de la relación de una persona individual con el cosmos.

Asimismo, dentro de la literatura de la astrología natal, también se distinguen en Kochunas distintos estilos según su función, su lugar de publicación y el grado de conocimiento del simbolismo astrológico que posee su público: (1) Astromántica o predictiva: describe la fortuna de los tiempos que corren; se publica en medios de comunicación masiva; orientada a un público que no posee conocimientos astrológicos. (2) Tipológica o caracterológica: traduce el simbolismo astrológico en características de las personalidades sin juicios valorativos, enfatizando una comprensión psicológica; aparece en libros de divulgación; orientada a personas que poseen algún conocimiento astrológico. (3) Soteriológica, o esotérica: combina los estilos astromántico y tipológico, con una visión más bien determinista de la personalidad, ofreciendo un discurso de tipo religioso que justifica los problemas de la vida en pos de la evolución espiritual en una escala moral y jerárquica del universo, para alcanzar una realidad perfecta más allá de la vida terrenal; está orientada a personas estudiosas de la astrología. (4) Adivinatoria: combina el tipo predictivo y el caracterológico; ofrece un discurso también religioso pero con énfasis en la búsqueda de sentido en la vida terrenal, para servir de guía al individuo en las experiencias de su vida cotidiana, en pos del descubrimiento de un propósito sagrado de su ser en la relación con un contexto cósmico; orientada a personas estudiosas de la astrología. (5) Terapéutica: combina la tipológica y la adivinatoria, haciendo énfasis en la comprensión de las dinámicas psicológicas y sugiriendo cómo resolver algunas problemáticas, presentando una imagen compleja y polifacética de la humanidad; orientada a personas estudiosas de la astrología o con algún conocimiento de la misma.

Con respecto a su carácter de cientificidad, suele ser considerada una pseudociencia, como en el artículo del Círculo Escéptico Argentino. En Guinard puede hallarse una definición de la astrología como la ‘ciencia de lo imponderable, conocimiento de lo evanescente, saber de lo imperceptible, (…) íntimo, propio, cercano a nosotros mismos y sin embargo tan extraño’ con lo cual acepta que sea ‘Presumida como irracional, imaginaria o improbable, porque es inaccesible a los instrumentos de observación e inanalizable por las leyes de la causalidad’. Por su parte McRitchie acuerda en que al no poder dar cuenta de -leyes causales- la astrología no se ajusta a los criterios de evaluación de las ciencias ejemplares, y señala la inadecuación de utilizar el término ‘influencia’ al evaluar la astrología, aportando asimismo otras definiciones, fundamentos teóricos y sugerencias metodológicas que servirían para su justa evaluación científica, a partir de la revisión de estudios que dan pruebas tanto a favor como en contra de la astrología. En Guinard se explica con más referencias lo que Navarro, resume con claridad: que en el segundo milenio antes de Cristo en la región de Mesopotamia, la astrología se desarrolló ‘en un contexto de observación sistemática, de cálculo contable, de rigor en el conocimiento’ que refleja cómo los babilonios eran observadores cuidadosos y poseedores de técnicas matemáticas sofisticadas, con lo que no puede negarse que nos ‘encontramos con un panorama de conocimiento que difícilmente puede calificarse de fantasioso, mágico u onírico, aunque, como toda realidad socio-cultural de entonces, no pudiera librarse de connotaciones religiosas’.

Asimismo, Navarro, nos recuerda tener en consideración que los criterios de cientificidad varían históricamente, para hacer eco de muchos autores de cuya voz hoy en día ‘las críticas al racionalismo clásico, al positivismo racionalista, al conocimiento científico de ellos derivado, resultan abrumadoras, tanto más cuanto más fuerte es la pretensión de tomarlos como regla universal, criterio excluyente de verdad, reflejo fiel de la realidad última’, proponiendo en vez ‘jugar diferentes juegos de conocimiento, respetando la particular racionalidad de cada uno de ellos (irracionalidad desde el punto de vista de los restantes), sin mezclarlas ni desecharlas, conscientes del carácter válido e insustituible de las diferentes perspectivas de la realidad así logradas, a pesar de la inevitable parcialidad de todas y cada una de ellas’.

Estudios recientes sobre personalidad y actitudes hacia la astrología

vunjy0e

Se han encontrado escalas,  que evalúan la creencia en la astrología en relación con la personalidad, y también escalas que correlacionan factores de la personalidad con creencia en fenómenos paranormales y pseudociencias, pero que no hacen referencia explícita a la astrología. En Lillqvist & Lindeman se considera a la creencia en la astrología como una estrategia para la auto-verificación y lidiar con eventos negativos de la vida. Revisando las investigaciones disponibles sobre actitudes hacia la astrología en ambientes académicos, se han encontrado sesgos de confirmación en investigadores en psicología, que expresan prejuicios en contra de la astrología. Por otro lado, se ha encontrado que por lo general las encuestas se enfocan en la capacidad para distinguir entre ciencia y pseudociencia, o en evaluar el grado de involucración y creencia con la astrología junto con otros fenómenos considerados paranormales.  En algunos casos se concluye que la creencia en la astrología no necesariamente implica ignorancia respecto del conocimiento científico y sus características, mientras que otras veces se asume que se debe luchar contra el interés y la creencia en lo que se considera pseudociencias y fenómenos paranormales para asegurar el sostén de una sociedad democrática.

Método

Con el objetivo explorar la diversidad de opiniones y puntos de vista al respecto de la astrología, se consultó a través de internet a un grupo de personas con algún trasfondo de formación académica, su opinión al respecto de la astrología, en un sentido amplio y en particular en relación con el conocimiento científico. Se aclaró en todos los casos que cualquier opinión, por escueta o elaborada que fuera, era igualmente válida y podía ser útil para un trabajo de investigación en psicología en un contexto universitario.

La pregunta fue enviada privadamente junto con la aclaración a un grupo de conocidos personales del investigador. Además, fue publicada abiertamente con la misma aclaración en un grupo de debate sobre ‘Psicología desde el paradigma de la complejidad’, que se autodefine como un espacio donde ‘Reflexionar sobre nosotros mismos y sobre la realidad’. En este grupo se agregaron a modo de disparadores para el debate una imagen del reloj astronómico de Praga, y las preguntas ‘¿Te parece que la astrología sirve para algo o no sirve para nada?’ y ‘¿La astrología contiene alguna verdad o es pura mentira?’.

Las respuestas obtenidas fueron 25 en total, de las cuales: 14 fueron respuestas privadas de los contactos personales con alguna formación académica, de ambos sexos, con edades aproximadas entre 25 y 40 años, y 11 fueron extraídas del debate público surgido en el foro donde se publicó la pregunta, seleccionando sólo los mensajes que respondieran a alguna de las preguntas planteadas.

Dos participantes, en sus mensajes públicos en el hilo de debate, adjuntaron vínculos a artículos los cuales fueron considerados relevantes como representativos de las posturas a favor y en contra de la astrología, y tenidos en cuenta en la introducción de este estudio. Se reflexiona al respecto en las conclusiones.

Análisis de las respuestas obtenidas

Las opiniones obtenidas fueron analizadas separando frases que expresaran ideas nucleares, reagrupadas en categorías y sub categorías según respondieran a las distintas cuestiones planteadas. Se definieron las categorías y sub categorías de (1) Involucración personal: (a) nivel de conocimiento sobre el tema; (b) interés; (c) sensaciones personales. (2) Características: (a) tipo de conocimiento atribuido (b) nivel de cientificidad. (3) Veracidad atribuída: (a) verdadera (b) falsa (c) creencia. (4) Utilidad atribuída: (a) sirve (b) no sirve. (5) Opinión sobre la Función: (a) del horóscopo (b) de la carta astral.

(1) Involucración personal

(a) Nivel de conocimiento sobre el tema: Hubo algunas personas que aclararon no saber nada sobre el tema. Se entiende que otros participantes sí tenían conocimientos por el tipo de opinión que dieron, aunque nadie aclaró explícitamente su nivel de conocimiento sobre el tema. Podemos suponer que dentro de las personas que tienen conocimientos se puede distinguir entre quienes tienen poco y mucho conocimiento sobre la astrología.

(b) Interés: Hubo quienes aclararon que es un tema que les interesa y quienes expresaron que no les interesa. Esta aclaración principalmente la dieron personas que además admitieron que no saben nada sobre el tema. Otra persona admite: ‘No creo que la astrología sea real, lo mismo que la religión, pero me parece interesante cómo se puede llegar a esse tipo de creencias’.

(c) Sensaciones personales: Algunos comentaron cómo los hace sentir la astrología, por ejemplo en el hilo de debate una persona mostró su descontento con que se trivializara a la astrología, pidiendo que se dejara de hacerlo. Otros expresaron que les resulta divertida, que les encanta leer el horóscopo, o que les encanta la astrología en general. Una persona comentó que le incomoda: “Cualquier concepción del ser humano que sostenga una predestinación, o algún tipo de sobredeterminación de sus actos, me produce escozor, y por eso la astrología me incomoda un poco”.

(2) Características

(a) Tipo de conocimiento atribuído: Un participante afirma: “Me parece más constructivo asumir que la astrología pertenece al campo discursivo de lo místico, por definición externo a discurso racional, en vez de intentar racionalizarla”, dando a entender que no hay racionalidad alguna en la astrología sobre la que se pueda construír un conocimiento. En Guinard se sostiene por lo contrario que la astrología se basa en una racionalidad de tipo ‘matricial’.

Sin embargo, también se piensa que “La astrología está a medio camino entre la religión y la ciencia pero no es ninguna de las dos cosas”, cercano a lo cual alguien define que “La astrología es una ciencia metafísica que fue la base para muchos desarrollos modernos del conocimiento; conecta la astronomía, la matemática, la física, la arquitectura, la música, la psicología, lo social, y un largo etcétera” lo cual sugiere que a pesar de no ser un conocimiento científico en el sentido actual de la palabra, es posible concebir conocimientos racionales a partir del astrológico.

Un participante, que se puede suponer que tiene conocimientos sobre astrología, sostiene que: ‘La astrología se basa sobre el supuesto de que existe un orden cósmico, con armonía, sintonía y resonancia, y estudia cómo éste influye y afecta la sensibilidad humana en un nivel inconsciente’. Junto con esto puede entenderse que “La vida humana se desarrolla en un lapso de espacio y tiempo humanamente imposible de determinar, pero sí determinado por las relaciones existentes en el orden cósmico que excede al humano, y que influye en su matriz energética”. Sostiene además que ‘la astrología se remite a la inseparable pertenencia del observador al objeto de su conocimiento, el universo en el que habita’.

(b) Nivel de Cientificidad: Alguien consigna que “seguramente existe un fundamento científico para la astrología”, mientras que otro participante asevera que ―la astrología no tiene absolutamente nada de científico”. Algunos participantes indican que la ciencia es incapaz de poner a prueba los postulados astrológicos, claramente distinguidos de lo astronómico: “Lo único comprobable son las alineaciones astronómicas de los planetas, pero no que eso determine la manera de actuar de la gente o influya en su salud o en la suerte para hacer Negocios”; “Las energías de tal o cual influencia astrológica en las formas de ser de las personas son imposibles de medir”. Estas opiniones en contra de la indagación científica en la astrología, otra vez se sostienen en una concepción determinista y la noción de influencia.

Hay quienes prefieren no tener en cuenta a la astrología como un conocimiento científico si la información que aporta está cargada de subjetividad: “Los astrólogos interpretan la información con un sesgo cognitivo e ideológico”. Otros consideran que es conveniente atenerse a su verificación por otros métodos de la ciencia antes de aceptar lo que dice la astrología: “No creo en la astrología, porque no le veo ninguna base científica y no hay parámetros para determinar que lo que dice sea cierto”; “Ni siquiera la psicología o la biología lograron desentrañar los misterios de la conciencia, por lo tanto si la astrología tiene un carácter menos científico, prefiero ubicarla en el ámbito de la creencia, y no creer”. En la misma línea, se sostiene que “La astrología carece de un método científico, y es imposible de corroborar empíricamente, entonces creo que es falsa hasta que se demuestre lo contrario”. Se subraya que en algunos casos se decide no creer en la astrología por preferir el criterio científico, pero en otro caso se prefiere considerar a la astrología directamente falsa por no estar basada sobre una concepción particular del método científico, aunque se acepta que en algún futuro pueda ser demostrada.

Algunos admiten que la institución científica no reconozca a la astrología y la caracterice como una pseudo-ciencia: “La diferencia entre la astrología y otras disciplinas científicas establecidas, está en el grado de reconocimiento institucional. La astrología es una pseudociencia porque como disciplina tiene una consistencia interna que no cumple los requisitos formales e institucionales para ser caracterizada como ciencia”. Otros agregan que aunque sea uma pseudo-ciencia puede ser válida como representación del mundo: “Hay muchas cosas que la ciencia no puede explicar, por eso existen pseudo-ciencias como la astrología, y algo de realidad tienen”.

(3) Veracidad atribuída

A pesar de las dudas respecto de qué tipo de conocimiento es la astrología, algunas personas consideran que puede llegar a ser válida como conocimiento verdadero: “le doy el beneficio de la duda”. Sin embargo, se debate la veracidad de sus postulados: ―Puede ser que los argumentos astrológicos tengan sentido, pero las conclusiones que saca no se pueden considerar válidas lógicamente, aunque tampoco pueden ser refutadas totalmente”. Hay quienes la aceptan como una creencia: “Respeto a los que creen en la astrología y en la adivinación pero si no tiene un respaldo de teoría y base científica que la avale, es pura creencia”. Otra persona la reconoce como válida dentro del terreno de la fantasía: “La astrología, al igual que el psicoanálisis, puede ser considerado literatura fantástica, y la literatura fantástica me gusta un montón”.

(a) Verdadera: Algunos están convencidos de que la astrología es verdadera aunque por diversos motivos, por ejemplo: “El desarrollo de la vida está signado por las energías cósmicas, tanto como la posición de la luna con respecto a la tierra determina las mareas”; “La luna influye sobre el movimiento del agua tanto en el océano como en el cuerpo humano, y me parece que sería raro que estuviéramos completamente desconectados del resto de los planetas”; “El ego humano hace que no veamos que somos una parte de un todo, de la tierra, del sistema solar, del universo. Si estuviéramos desconectados del resto del universo, es como estar desconectado de nosotros mismos, de quienes somos”.

Algunas personas consideran que la astrología contiene alguna verdad, pero advierten que hay que hacer salvedades: “Si, en algo influye en nuestras vidas, pero lo más importante es no obsesionarse”; “Algunas cosas que dice la astrología son ciertas, pero no todas”.

Otros sugieren que “incluso el más escéptico debería admitir que es posible que la astrología sea verdadera”. Hay quienes sostienen que la astrología es verdadera pero que no es compatible con la cosmovisión occidental moderna: “numerosas civilizaciones y culturas, aún temporal y geográficamente distantes entre sí, han imaginado colectivamente sistemas, lecturas y datos bastante similares y complementarios en función de la observación del cielo, y sin embargo éstos no son tomados en serio por la cosmovisión cristiana occidental moderna”; “la astrología queda fuera del marco paradigmático del sistema socioeconómico actual aunque quizás en los próximos años o siglos se la resignifique”; “En algún momento la astrología logrará el consenso necesario para tener el mismo estatus que otras disciplinas”. Se propone que a pesar de ser un conocimiento que perdió legitimidad puede llegar a recobrarla desde una nueva perspectiva a través de los cambios socioculturales de la historia.

(b) Falsa: Algunos sostienen que “es todo mentira”. Otros se apoyan en que: “Es una pseudo ciencia y por ende no me parece que sea real”. Por último algunos sostienen que la astrología es un engaño: “La astrología es una pseudociencia perpetuada por estafadores (o bien incautos o ingenuos) “.

(c) Creencia: Algunas personas comprenden que funciona como podría ser un placebo, por el efecto de la creencia: “Sólo sirve si uno cree en eso”; “el horóscopo te sugestiona, te predispone”.

Alguien señala que “Hay gente que se toma la astrología en serio y la estudia como una ciencia, pero para creer en la astrología hay que tener mucha convicción, y no es mi caso”. Hay personas que eligen no creer en la astrología: “No creo en el horóscopo, ni en los planetas, ni en el destino”; “No creo que exista una relación entre los fenómenos astronómicos y la personalidad o la realidad social, ni creo en nada relacionado con la adivinación”. También se encuentra que hay quienes creen en algo pero no en la astrología: “Creo en la suerte, pero no que la dicten los astros”.

Volvemos a citar a quien incluímos en el apartado “interés”: “No creo que la astrología sea real, lo mismo que la religión, pero me parece interesante cómo se puede llegar a ese tipo de creencias”.

Otros consideran que siendo la astrología una mentira, es un gran engaño a su público de crédulos logrado a través de la habilidad en el uso del lenguaje: “Los astrólogos usan la generalidad, la ambigüedad y la discrecionalidad del vocabulario astrológico para que la gente se sienta identificada con características que podrían sentarle a cualquiera”.

(4) Utilidad atribuída

(a) Sirve: Un participante sostiene que “no importa si es científico o no, puede funcionar igual”, y otro amplía que “la astrología es una pseudo-ciencia que sólo sirve para saciar la necesidad inherente al ser humano de explicar el mundo, allí donde la ciencia convencional no puede dar respuestas”, restringiéndola a lo que puede comprenderse como un ‘efecto placebo’. Mientras tanto, otras personas encuentran que sus conocimientos astrológicos les resultan útiles para sus relaciones sociales. Por ejemplo: “La utilizo para responder sobre mí al prójimo cuando no tengo ganas de responder sobre mí”. En este caso podría ser una manera de evadirse de uno mismo y del otro hablando abstractamente, aunque hay quienes la encuentran útil para comprender y darse a comprender con los otros: “la astrología me sirve mucho para entender mejor a la gente y para explicar metafóricamente algunos de mis rasgos de carácter”. También alguien dijo que “la astrología puede servir para seducir a alguien, caer bien, o inducir al otro a hablar de sí mismo”.

Se sugiere que la astrología es un conocimiento que a pesar de su relativa inconsistencia, puede funcionar como instrumento para lidiar con la incertidumbre: “La construcción cognitiva humana de un conocimiento que precisa la influencia cósmica, es tan precaria y relativa como instrumento, y tan incierta como cualquier otro conocimiento humano”. También se considera que lo importante no es probar si es real sino evaluar para qué sirve: “La diferencia que hay entre disciplinas como la astrología, el psicoanálisis, la neurobiología, o cualquier otra, no es ontológica, sino pragmática, por ser útiles en función de determinados objetivos”.

(b) No Sirve: Algunas personas sugieren que la calidad de la información que aporta la astrología es menor que la de otros instrumentos, según el objetivo que se persiga: “Preferible someter a la pareja al Test Millon de personalidad”. Otras personas rechazan que la astrología pueda servir para hacer predicciones: “La astrología es una tipología demasiado ambigua y no sirve para predecir nada”.

(5) Horóscopo

Se entiende aquí por horóscopo lo que Kochunas denomina literatura ‘Astromántica’, que dicta la fortuna para quienes no entienden sobre astrología. Sin embargo algunos participantes distinguen entre la astrología que dicta la fortuna para cada signo solar en las columnas que aparecen en medios de comunicación masiva, de una astrología más sofisticada. Se entiende por esto a la interpretación de la ‘carta astral’, un gráfico que representa las ubicaciones relativas de diversos factores astronómicos, tanto físicos como matemáticos, además de factores matemáticos específicamente astrológicos. Los astrólogos interpretan este gráfico como un símbolo.

(a) Función del horóscopo: Aparecen distintas concepciones sobre su función: “el horóscopo es como una opinión, que te puede ayudar a entender mejor lo que te pasa y darte un empujoncito”; “el horóscopo te sugestiona, te predispone”.

(b) Diferencia con la carta astral: Algunos participantes distinguieron que: “La astrología, la que te habla de cuadrantes, ascendentes y todo eso, se me hace complicada pero a la vez más verídica”; “Seguramente en la carta astral se pueden ver cosas verdaderas y muy interesantes”. Incluso hay quien comenta que “La astrología que vemos en las revistas no es la astrología que se sustenta científicamente”.

after human

Conclusiones

Se pudo encontrar que existe un amplio espectro de posicionamientos respecto de la astrología y la ciencia. A veces las opiniones surgen de una preconcepción particular que se tiene sobre las características de la astrología y de para qué se la puede utilizar, y otras veces surgen de una concepción específica acerca de qué es la ciencia.

A veces las personas que la apoyan consideran que la astrología debe ser verdadera por extensión metafórica del funcionamiento de otros aspectos más tangibles de la realidad, y otras veces parece sugerirse una visión del orden de la interrelación sistémica entre las partes de un todo. Se puede ver que tanto personas que la apoyan como personas que la niegan se apoyan en una visión determinista que incluye mención a influencias energéticas que no pueden ser aún identificadas ni medidas de manera alguna.

Es importante que haya quienes señalaron la distinción entre los distintos tipos de astrología. Se sugiere sobre todo que la información que da la interpretación de la carta astral es más confiable, llegando algunos a sostener que esa astrología es la astrología ‘científica’. Se propone que a pesar de ser un conocimiento que perdió legitimidad puede llegar a recobrarla desde una nueva perspectiva a través de los cambios socioculturales de la historia y de los métodos y criterios de validez científicos.

Algunos comentarios sugieren que para tomarse en serio a la astrología hay que tener previamente la convicción de que es verdadera, por lo cual sólo funcionaría por efecto de credulidad. Otros proponen a los escépticos tener hacia la astrología un acercamiento con una actitud racional pero a la vez abierta a algo que les resulta desconocido, para poner a prueba sus postulados en la experiencia.

Algunos participantes consideran que sus conocimientos sobre astrología pudieron haberles dado herramientas para relacionarse socialmente y conectar consigo mismos y con los otros. Esto sugiere que la literatura astrológica puede resultar estimulante para compartir la imaginación y la reflexión aunque sus postulados no estén corroborados científicamente.

Por último, es de importancia mencionar una reflexión al respecto de la comparación entre los dos artículos que fueron compartidos por dos participantes. La diferencia de calidad entre el artículo a favor y en contra es grande, teniendo el artículo a favor un grado de erudición y esfuerzo del que el artículo en contra carece. Se propone reflexionar al respecto de cuál sea el interés y el esfuerzo que ponen algunos detractores de la astrología para comprenderla en sus propios términos, sin prejuzgarla ni perseguirla.

Limitaciones del estudio

Algunas de las respuestas no llegan a dar cuenta de puntos que podrían resultar importantes. Por ejemplo aunque algunos expresen que la información que da la carta astral es de mejor calidad que la de las revistas, no queda claro en ninguno de los dos casos cuál es el tipo de información que la gente busca en la astrología.

Tampoco queda claro si quienes consideran que la astrología les dio herramientas para la vida social, utilizan sus conocimientos astrológicos explícitamente o implícitamente, lo cual podría aportar información útil para dilucidar a favor o en contra de la crítica de que los astrólogos son engañadores profesionales.

Además, las preguntas planteadas por el investigador fueron hechas a personas con formación académica y enfocadas hacia la relación entre la astrología y la ciencia, pudiendo ser mucho más rico el estudio si se hubiera preguntado además a otras personas enfocando en la relación entre la astrología y otros campos.

A partir de ciertos comentarios y teniendo en cuenta la bibliografía revisada, podemos asentar una definición de que la astrología estudia la dinámica de cierta interrelación psíquica entre el ser humano y su contexto cósmico, aportando una herramienta simbólica para la imaginación y significación de las condiciones y posibilidades existenciales.

Se destaca la importancia de registrar la textura de la polémica que se suscita en torno a la relación entre astrología y ciencia, para superar el conflicto que a veces se genera ante la diversidad de creencias y posturas al respecto de la ‘verdad’ y el conocimiento en general.

Se podría entrevistar a terapeutas, educadores, empresarios, artistas y personas de otros diversos campos, sobre su opinión sobre la astrología en relación a sus respectivas áreas de trabajo, no necesariamente en relación con el conocimiento científico, enfocándose en investigar cómo y para qué se la usa, y qué es lo que busca la gente en general cuando se acerca a la astrología.

A partir de este estudio se puede elaborar una encuesta cualitativa para evaluar actitudes hacia la astrología y la ciencia, por ejemplo buscando alguna correlación con factores de la personalidad y la espiritualidad.

newhorizons_durda_

δ

Referencias
Beck, A. T., Butler, A. C., Brown, G. K., Dahlsgaard, K. K., Newman, C. F., & Beck, J. S. (2001). Dysfunctional beliefs discriminate personality disorders. Behaviour Research and Therapy.
Chico, E., & Lorenzo-Seva, U. (2006). Belief in astrology inventory: development and validation. Psychological Reports.
Círculo Escéptico Argentino. Astrología.
Contemporary Astrology – Religious Dimensions within Contemporary Astrology 2/2 – by Brad Kochunas. 2015.
De Robertis, M. M., & Delaney, P. A. (1993). A Survey of the Attitudes of University Students to Astrology and Astronomy. R.A.S. CANADA. JOURNAL.
Goodstein, L. D., & Brazis, K. L. E. E. (1970). Credibility of Psychologists: An Empirical Study.
Guinard, P. (2003). ASTROLOGÍA : EL manifiesto (Traducción de Ángeles Rocamora).
Hamilton, M. a. (2015). Astrology as a culturally transmitted heuristic scheme for understanding seasonality effects: a response to Genovese. Comprehensive Psychology.
Heard, K. V., & Vyse, S. a. (1998). Authoritarianism and Paranormal Beliefs. Imagination, Cognition and Personality.
Hergovich, A., Schott, R., & Burger, C. (2010). Biased Evaluation of Abstracts Depending on Topic and Conclusion: Further Evidence of a Confirmation Bias Within Scientific Psychology. Current Psychology.
Irwin, H. (1993). Belief in the paranormal: A review of the empirical literature. Journal of the American Society for Psychical Research.
Kallery, M. (2001). Early-years Educators’ Attitudes to Science and Pseudo-science: The case of astronomy and astrology. European Journal of Teacher Education.
Kochunas, B. (1985). Religious Dimensions within Contemporary Astrology; Cosmic symbolism in the era of modernity. Miami University, Master’s Thesis, Comparative Religions.
Lillqvist, O., & Lindeman, M. (1998). Belief in Astrology as a Strategy For Self-Verification and Coping With Negative Life-Events. European Psychologist.
McRitchie, K. (2006). Astrology and social sciences: looking inside the black box of astrology theory. Correlation.
McRitchie, K. (2008). The students critical thinking guide to science and astrology – Lessons for informed evaluation. ISAR International Astrologer.
McRitchie, K. (2010). The Good Science of Astrology: Separating Effects from Artifacts. ISAR International Astrologer.
Navarro, J. (n.d.). Astrología y Ciencia: Una Perspectiva Crítica.
Navarro, J. (2003). A propósito de la Astrología: Apuntes para un debate. Congreso de Astrología de Barcelona (Forum Europeo sobre Astrología y Sociedad, organizado por la revista Mercurio3.
Rattet, S. L., & Bursik, K. (2001). Investigating the personality correlates of paranormal belief and precognitive experience. Personality and Individual Differences.
Sugarman, H., Impey, C., Buxner, S., & Antonellis, J. (2011). Astrology Beliefs among Undergraduate Students. Astronomy Education Review.
Tobacyk, J., & Milford, G. (1983). Belief in paranormal phenomena: Assessment instrument development and implications for personality functioning. Journal of Personality and Social Psychology.

Ω