Astrologia Antiga

La Homosexualidad Femenina en los Textos Astrológicos de la Antigüedad

lesbos

El “Carmen Astrologicum” de Doroteo de Sidón

Juan Francisco Martos Montiel

Universidad de Málaga
Este trabajo forma parte de la actividad del Grupo de Investigación Hermes (HUM-312) de la Junta de Andalucía, del que es miembro su autor.
MHNH, 17 (2017) 167-182 ISSN: 1578-4517

δ

Resumen

Primera entrega de un trabajo más amplio cuyo objetivo es recopilar y comentar todos los pasajes de la literatura astrológica grecolatina referidos explícita o implícitamente a la homosexualidad femenina.

1. Introducción

El libro de Bernadette Brooten Love Between Women. Early Christian responses to female homoeroticism, de 1996, supuso en general un gran avance en el conocimiento y estudio del homoerotismo femenino de la Antigüedad, especialmente por su amplia recopilación y análisis de fuentes y su atinada discusión de la terminología έταιρίστρια,  γυναικεράστρια, τριβάς / tribas, virago, frictrix, crissatrix), ampliando el campo y corrigiendo el enfoque de los escasos estudios anteriores sobre la cuestión. Así lo reconoció en su momento la crítica, que, aunque señalara diversos problemas y discutiera tal o cual idea sostenida por la autora (principalmente la que los antiguos tuvieron um concepto de la orientación sexual en general, y en particular de la homosexualidade, identificable con el que podemos tener nosotros en la actualidad), sin embargo no dejó de subrayar sus importantes aportaciones fruto de un serio trabajo con los textos originales, entre los que  destacó en particular su “lucid treatment of the astrologers”. De hecho, el capítulo 4 del libro de Brooten es, por lo que sabemos, el único trabajo específico, riguroso y relativamente amplio sobre la homosexualidad femenina en los textos astrológicos grecolatinos con el que contamos a día de hoy.

La propia Brooten señalaba que la literatura astrológica “contains more references to female homoeroticism than any other type of literature in the Roman world” y reconocía que “a systematic study of all of the extant astrological texts from antiquity would doubtless yield further sources on tribades” más tarde apareció el libro de Sandra Boehringer titulado L’homosexualité féminine dans l’antiquité grecque et romaine, cuyo prefacio, escrito por David Halperin, lo presenteaba como un “étude rigoureuse, precise et attentive à leurs spécificités, de toutes le soucers grecques et romaines qui touchent à l’amour, au desir, à l’érotique, au contact physique et aux rapports sexuels entre femmes”,  no pude por menos de esperar que, además de superar las críticas teóricas hechas al libro de Brooten, el de Boehringer se hubiera servido para apoyar sus análisis del gran trabajo de recopilación de fuentes de aquella e incluso las hubiera ampliado, si no en el ámbito concreto de los textos astrológicos, siguiendo la indicada sugerencia de Brooten, sí al menos en otros en los que no le habría sido difícil, puesto que, sin ir más lejos, alguna que otra referencia había sido ya echada en falta e indicada expresamente por algunos reseñantes. Me refiero, entre otras y principalmente, a la afirmación del gramático Moeris, en su Léxico aticista, según el cual término τριβάς era proprio de la koiné (es decir, era procedencia y uso más popular) pero se evitaba en el dialecto ático; o a la alusión de Corito, protagonista de uno de los Mimiambos de Herodas, a la “suavidad de ensueño” de un par de hermosos ólisboi “cuyas correítas son de lana y no de cuero”, que confirmaría de modo indirecto la práctica del coito lésbico artificial mediante artilugios fálicos que usarían algunas mujeres em sus relaciones homosexuales, de forma similar a esos penes postizos, ajustables a la pelvis mediante correas, que podemos ver hoy día en cualquier sex-shop.

Me llamó la atención, empero, no encontrar mencionadas en el libro de Boehringer éstas y otras referencias, que la autora sin embargo tenía a mano (tanto en reseñas del libro de Brooten como en estudios anteriores sobre el tema) y que sin duda habrían ampliado y enriquecido su trabajo, y me pareció una pena tambiém que Boehringer no hubiese seguido la sugerencia de Brooten en el caso de los textos astrológicos relacionados con el homoerotismo femenino, porque por entonces yo mismo había podido comprobar que, efectivamente, los pasajes en cuestión son bastante más numerosos que los pasajes que ella consideraba referidos a homosexulidade femenina no lo son, en mi opnión, como trataré de demonstrar más adelante. Pero me resultó más llamativo aún encontrarme con que, en comparación con el libro de libro de Brooten, que dedica a las fuentes astrológicas relativas al homoerotismo femenino un capítulo independiente de 26 páginas con un denso centenar de notas, el de Boehringer en cambio las despacha en un subapartado de poco más de tres páginas (‘La tribade et les astrologues’) dentro de un apartado más amplio (‘Apparition de la tribade’) de uno de los capítulos (‘La satire sexuale’) de la tercera parte del libro (‘L’époque romaine: de la fiction mythique à la satire’), passando por alto el hecho incontrovertible de que mucha gente en la Antigüedad consideraba la astrología como una ciencia (a pesar de que se discutiera su validez), y la complejidad técnica de los manuales que se nos han conservado los acercaba a los tratados de medicina y superaba sin duda la de otros tratados de tipo ‘cientifico’ como manuales de onirocrítica o fisiognómica y or supuesto a la más populares recopilaciones de paradoxografia, a todo lo cual, sin embargo, dedica Boehringer un capítulo específico (‘Le discours scientifique: silence et discordances’) sin aclarar en ningún momento las razones que la llevan a no incluir la astrologia en ese discurso.

Y lo que es mucho peor: además de tratar la literatura astrológica como de pasada y de manera bastante superficial, sin dar el texto original ni la traducción de ningnún pasaje (fuera de algún término aqui o allá o de alguna frase aislada) y sin entrar a discutir o comentar en profundidad ninguno de los testimonios más relevantes, Boehringer incurre en errores, inexactitudes y ausencias difícilmente explicables. Sin entrar por ahora en el detalle de estas últimas, que iremos señalando al hilo de nuestro comentario de algunos pasajes concretos de los distintos autores, baste decir que la autora, por ejemplo, que “[l]es ocurrences du substantif grec τριβάς … appartiennent toutes au domaine de l’astrologie (Ptolémée, Vattius Valens, Manéthon, Héphaistion), cosa que no es del todo cierta, pues hay al menos una aparición del término en una obra lexicográfica (Moeris), según hemos indicado más arriba, y hay otros astrólogos que lo utilizan (Doroteo, Antíoco, Retorio), como tendremos ocasión de comprobar; además, es falso decir que “le cas de hommes et celui des femmes ne sont jamais abordés ensemble” en los textos astrológicos, pues en los textos astrológicos, pues hay numerosos ejemplos en los que se aborda ambos temas en los mismos pasajes, como veremos, y ni siquiera cabe admitir que con esta afirmación produce hombres homosexuales y mujeres lesbianas, pues esto tampoco es cierto.

Todas estas consideraciones nos han movido a ofrecer aquí, en um trabajo amplio que iniciamos con esta primera entrega, un elenco, con breve comentario, de todos los pasajes de la literatura astrológica grecolatina que se refieren, de manera explícita o implícita, a la homosexualidad feminina, sin más pretensión que la  de tratar de recopilar todos los datos a nuestro alcance, analizar los textos, discutir la bibliografía disponible y, en suma, clarificar la cuestión. Al igual que hace Brooten en el capítulo astrológico de su mencionado libro, seguiremos un orden cronológico en la presentación de cada autor y obra (aunque somos conscientes de que en algunos casos las fechas están sometidas a discusión), numerando correlativamente cada apartado y, dentro de éstos, cada pasaje para  facilitar las referencias internas. Así pues, comenzaremos por Doroteo de Sidón, que estudiaremos en esta primera entrega de nuestro trabajo, y continuaremos ne las siguientes con Tolomeo, Antíoco, Vetio Valente, Fírmico Materno, el Astrólogo del año 379, el Pseudo-Manetón, Hefestión, Retorio, el Liber Hermetis de triginta sex decanis, Albumasar y el tratado anónimo De stellis fixis, para acabar con el poema astrológico de Juan Camareto, ya en plena época bizantina.

2. Doroteo de Sidón

Hetaira con olisbos. Cerámica encontrada en una urna funeraria egipcia, de entre 600 a 300 aC.

Como es sabido, el Carmen astrologicum de Doroteo de Sidón, cuya actividad se sitúa en la segunda mitad del siglo I d.C., era un poema didáctico en cinco libros (razón por la cual se lo conoce también como el Pentateuco) que ejerció una notable influencia entre los astrológos de la Antigüedad y  de la Edad Media. De sus versos sólo han sobrevivido un puñado de fragmentos, citados en su forma hexamétrica original por escritores como Heféstion o Retorio, principalmente, que transmiten también diversas versiones parciales en prosa, pero la obra se há conservado en una  traducción árabe del siglo VIII, realizada a su vez sobre una versión al pahlavi del texto original griego hecha probablemente en el siglo III, lo que, a pesar de sus numerosas interpolaciones, la convierte en una de nuestras mejores fuentes para conocer la astrología de época helenística.

De los cinco libros que componen la obra, los dos primeros se dedican a la astrologia genetlíaca, que estudia, a través de la carta natal, el carácter y destino de un indivíduo, centrándose el segundo en todo lo relativo al matrinonio y la descendencia, y es solo en este segundo libro donde se contienen diversas referencias a mujeres ‘lesbianas’ o que ‘realizan actos de hombre’, concretamente una en capítulo 4 (sobre el ‘lote’ o punto del matrimonio), tres en el 7 (sobre la ‘sodomia’, es decir la homosexualidade, aunque también se toca el adulterio y la prosmiscuidad sexual) y una -quizá dos, como veremos- en el capítulo 26 (sobre la influencia del planeta Venus en los distintos ‘lugares’ es decir los centros o cardinales de la genitura). Los textos, en la versión inglesa de Pingree, dice así:

[1.1] If the Moon does not aspect while Mars does aspect from quartile, then he will marry a woman in whom he will take pleasure, but however that is, the loss of his property will come upon him because of the woman, but if the native is female, then the woman is a Lesbian.

Si la Luna no está en aspecto mientras que Marte está en aspecto cuadrado, entonces desposará a una mujer con quien se gozará, pero, a pesar de esto, le sobrevendrá la pérdida de sus propiedades a causa de la mujer; pero si el nativo es hembra, entonces la mujer es una lesbiana.

(Dorothei Sidonii Carmen Astrologicum, II 4.21)

[1.2] If Venus is in the cardine of the West in opposition and the Moon is in the ascendant, then, if the native is female, it indicates that she will be a Lesbian, desirous of women, and if the native is a male, he will be desirous of males, especially if Venus is in Leo or Virgo or [one fo] the houses of the malefics.

Si Venus está en el cardinal del Occidente oposición y la Luna está en el ascendente, entonces, si el nativo es hembra, indica que será una lesbiana, deseosa de mujeres, y si el nativo es un varón, será deseoso de varones, especialmente si Venus está en Leo o Virgo o [una de] las casas de los planetas maléficos.

(Dorothei Sidonii Carmen Astrologicum, II 7.6)

[1.3] If it [Saturn or Mars] is in Capricorn, Aquarius, Aries, Taurus, or Pisces, and the lot of illness is with these two in a feminine sign, if the native is a woman then she will be a Lesbian; if they are in a masculine sign, if the native is a male, then they will not do to women as they ought to.

Si [Saturno o Marte] está en Capricornio, Acuario, Aries, Tauro o Piscis, y el lote de la enfermedad está con ambos en un signo femenino, si el nativo es una mujer, entonces será una lesbiana; si están en un signo masculino, si el nativo es un varón, entonces no harán a las mujeres lo que deben.

(Dorothei Sidonii Carmen Astrologicum, II 7.12)

[1.4] If you find, in the nativity of females, the two luminaries in masculine signs and Venus in a masculine sign, in the cardines, and one of them is in opposition or quartile to another, then this native, if it is a female, is one of those [women] who do in women the act of men.

Si encuentras, en la natividad de hembras, las dos luminarias en signos masculinos y Venus en un signo masculino, en los cardinales, y uno de ellos está en oposición o en cuadrado con otro, entonces este nativo, si es una hembra, es una de esas que hacen a mujeres actos de hombres.

(Dorothei Sidonii Carmen Astrologicum, II 7.16)

 [1.5] If nativities of women if Venus is in midheaven which [is] a masculine sign, then she will be a harlot, especially if Mars or Mercury aspects because she will be a Lesbian [and] will perform the act of men; it is worse if the Moon aspects it [Venus] from a masculine sign.

En natividades de mujeres, si Venus está en el Medio Cielo que [es] un signo masculino, entonces será una prostituta, especialmente si Marte o Mercurio están en aspecto, por-que será una lesbiana y realizará actos de hombres; es peor si la Luna está en aspecto [con Venus] desde un signo masculino.

(Dorothei Sidonii Carmen Astrologicum, II 26.15)

12887422154_9d028ca26d_n

Como podemos comprobar en estos pasajes -y veremos también enseguida en otros del propio Doroteo y a lo largo de las distintas entregas de nuestro trabajo en textos de otros autores-, la aparición y posición de Venus y la Luna juegan un importantes papel en la orientación homosexual de los indivíduos implicados (los ‘nativos’, en la jerga astrológica antigua). En efecto, aunque varían en estos fragmentos las configuraciones astrales que producen lesbianas, en todas ellas están presentes el planeta Venus y la Luna, a menudo en  signos cardinales masculinos. Assimismo, los planetas ‘maléficos’ o desfavorables, Saturno y Marte, influyen negativamente en la transgressión de los roles sexuales.

En este sentido, es interesante señalar, como hace Brooten, lo que dice Doroteo inmediatamente después de [1.3], al indicar que la situación descrita en este pasaje puede ser peor: “It will also be thus if Venus is with one of the malefics, and it will be worse than this if Mercury is injured. If Jupiter aspects [something] similar to this, it will relax that misfortune or keep it secret” (II 7. 13-14). Esta observación de Doroteo es importante porque revela que el astrólogo considera no sólo que el comportamiento homosexual en general es un mal en sí mismo, por más que ciertos factores puedan mitigarlo o empeorarlo, sino también que el comportamiento homoerótico en secreto es para el nativo un mal menor que el tener relaciones homosexuales de manera abierta, una distinción que una distinción que encontraremos también en Tolomeo y luego en otros autores referida ya expressamente al lesbianismo. Por outra parte, no hay duda que las mujeres que en [1.4]: “do in women the act of men” son también lesbianas, como aclara el texto de [1.5]:  “she will be a Lesbian [and] will perform the act of men”; además, como tendremos ocasión de comprobar, la propia expresión ‘realizar actos de hombres’ es recurrente en los textos astrológicos griegos y latinos para caracterizar a las mujeres homosexuales.

Es importante también destacar el contexto inmeidatamente anterior y posterior a [1.4], donde se describen en la misma sección tres categorías diferentes de nativos femeninos: mujeres “notorias por el adulterio”, mujeres “que hacen a mujeres actos de hombres”, y mujeres “que tendrán relaciones con muchos hombres, y muchos hombres con ellas”. Es cierto que las configuraciones astrales descritas en esta sección difieren para mujeres adúlteras (Luna en Piscis, Tauro o Acuario y Mercurio con Marte , con una especial incidencia se Venus se encuentra en el Ascendente o en el Medio Cielo), homosexuales (Sol, Luna y Venus en aspecto trigonal), pero, según Brooten, Doroteo puede haber agrupado estas tres categorías “because they share an active sexual desire and do not hide it”.

Otro aspecto destacable nos parece el hecho de que, frente a [1.1], donde no queda del todo claro qué conexión puede haber entre una lesbiana y un hombre que pierde sus propiedades por culpa de su esposa, en [1.2-4] Doroteo presenta a las mujeres que desean sexualmente a otras mujeres en paralelo con los hombres que desean a otros hombres. Y este paralelismo se revela también en [1.5] y en el pasaje que le sigue inmediatamente después, donde, al describir la configuración astral paralela (Venus en el Medio Cielo en signo femenino), se dice que produce hombres que “will not be satisfied and the character of a woman will be in him” (II 26.16): es decir, que serán promiscuos (obsesos sexuales, podríamos decir, en paralelo a las mujeres, que serán prostitutas) e invertidos en cuanto a sus respectivos roles sexuales (afeminados los hombres y, paralelamente, lesbianas la mujeres). Como señala Konstan, este llamativo paralelismo de los sexos es asimétrico, como es normal en la concepción griega clásica del homoerotismo: “the dominant female who adopts the part of the male corresponds to the male who assumes the rôle of a woman in intercourse. (…) the parallelism is clear: males and females are alike in that a desire for one of the same sex is associated with a reversal of customary gender rôles”.

Brooten ve aquí una  referencia indirecta al lesbianinsmo y, tras citar la traducción de Pingree, afirma que el texto de Doroteo “implies that a woman having relations with another woman acts unnaturally”. En mi opinión, el pasaje es ciertamente oscuro, con ese circunloquio para negar lo contrario de lo que parece querer afirmarse (litote) y ese pronombre this que no se sabe muy bien a qué se refiere (no parece que sea lo dicho en la frase inmediatamente anterior, que es también problemática y se refiere a hombres, no a mujeres); además puestos a extraer implicaciones de esa afirmación general, aunque sea perifrástica y atenuada, podría implicar también otras prácticas tradicionalmente consideradas antinaturales (sexo anal, quizá, o incluso bestialismo). En  todo caso, y a pesar de su oscuridad, el pasage recuerda vagamente en su parte final el conocido epigrama de Asclepíades en que se critica a dos mujeres (presumiblemente lesbianas) porque rechazan “las leyes de Afrodita” y se entregan a otras prácticas “no buenas”, por lo que, con las debidas prevenciones, nos hemos decidido a incluirlo en nuestro elenco.

Erotic_scene_Pompeii_Napoli_

El término árabe que Pingree traduce por ‘lesbian’ en [1.1-3] y [1.5] es saḥāqa o ‘tríada’ (de donde procede siḥaq o ‘tribadismo’), derivado de una raíz saḥq que, como la del verbo griego τρίβω, significa también en árabe ‘frotar, restregar’ y a veces puede aludir igualmente a la masturbación. Parece lícito, pues, pensar que el original griego de Doroteo utilizaba en estos pasajes la palabra τριβάς, no ya sólo por la evidente similitud etimológica sino también porque es la que tiene una mayor y más continuada presencia en los textos -también en los astrológicos, como veremos-, pese a su tardía incorporación a la lengua griega escrita. En efecto, el término parece estar ausente de las fuentes griegas hasta el siglo II d.C., pero lo cierto es que la lengua latina, para referirse a las lesbianas, usó por lo común -salvo, paradójicamente, em los textos astrológicos, como veremos- el préstamo directo, procedente sin duda del habla coloquial, tribas, cuyas primeras apariciones se encuentran documentadas un siglo antes, en autores como Séneca, Fedro o Marcial. En este sentido, conviene señalar uno de los fragmentos griegos del poema astrológico de Doroteo recogidos en apéndice por Pingree en su traducción del texto árabe: Para natividades de mujeres, (con Venus) en el Medio Cielo masculino, la mujer es promiscua; pero si Venus está en el Medio Cielo en (signo) masculino o en exaltación y la Luna em aspecto con él y en (signo) masculilno, y además Marte y Mercurio están en aspecto con la Luna y Venus, para natividad femenina, nacen tríbadas.

(Dorothei Sidonii)

Aunque la complicada transmisión del poema de Doroteo aconseja utilizar esta fuente con mucho cuidado, parece verosímil afirmar que, si atendemos a la fecha probable de composición del Carmen astrologicum (c.75 d.C.), esta sería la primera atestiguación del término τριβάς en griego, anterior en un siglo a las de Tolomeo y Vetio Valente, que más adelante veremos, y coincidente con la aparición del préstamo tribas en los mencionados autores latinos del siglo I.

Obsérvese también que la configuración astral referida en este fragmento es similar a la que encontramos en [1-5] (Venus em el Medio Cielo en signo masculino, Marte o Mercurio en aspecto, influencia negativa de la Luna), donde, como señala Brooten, el lesbianismo parece entenderse como ‘uma subcagtegoria’ de la prostituición, algo que no está tan claro en [1.7]. En todo caso, conviene subrayar que en ambos pasajes se relaciona la homosexualidad femenina con la hiperactividad sexual, en consonancia con el rol masculino de la lesbiana, o directamente con la prostituición (harlot/πολύκοινος ή γυνή), y esta relación no será infrecuente en los textos astrológicos, como veremos.

Nuestro fragmento [1.7] no merece ningún comentario por parte de Konstan (tampoco [1.6]) y es pasado por alto igualmente por Brooten, quien sin embargo sugiere que hay referencia a lesbianismo en este outro pasaje: ή ‘Ἀφροδτη καὶ ή Σελήνη έν τῶ δύνοντι τάς μέν γυναἵκας ἀσελγεἵς ποιοῦσιν, τούς δἑ ἅνδρας μαλακούς, πλέον δἑ εὶ καὶ ύπό Ἀρεως ῆ κρόνου θεωρηθῶσιν.

Aunque el texto no aclara el sentido concreto del adjetivo ἀσελγεἵς, que podría referirse simplesmente a mujeres sexualmente activas o también a mujeres con inclinaciones homoeróticas, como reconece Brooten, la oposición de mujeres licenciosas y hombres afeminados (μαλακούς) podría apoyar, según esta autora, la posibilidad de que ἀσελγεἵς aluda aquí específicamente a conduta homosexual. Pero no me parece un argumento sólido, porque es cierto que esta oposición entre licenciosidad en las mujeres y afeminamiento en los hombres es común en configuraciones astrales similares, pero la razón se encuentra en Venus y la Luna acentúan la feminidad, y por tanto los hombres se afeminan y las mujeres incrementan sus apetitos naturales, es decir su deseo de copular con hombres, pero no con otras mujeres, que sería algo antinatural. Boehringer, en fin, pasa igualmente por el fragmento [1.7], pero también todos los otros pasajes de Doroteo comentados anteriormente, a pesar de que no cabe duda de que los conocía, y se limita a incluir en una nota la discutible afirmación de que “Ptolémée reprend peut-être des éléments de l’ouvrage perdu de Dorothéos de Sidon”, y a remitir a continuación a las páginas que Brooten dedica a este astrólogo, que por supuesto no aparece en el índice de autores antiguos proporcionado por Boehringer: una extraña omisión -y no será la única, como veremos- cuya causa no acierto a compreender, pero que evidentemente resta valor a su trabajo.

No ocurre así, en cambio, con las páginas dedicadas por Brooten al análisis del Carmen astrologicum de Doroteo, como hemos tenido ocasión de comprobar, por más que pueda hacérsele alguna crítica puntual en tal o cual aspecto, y este juicio positivo nuestro viene apoyado y corroborado por las valiosas conclusiones que aporta la autora al final de sua análisis respecto a la concepción y tratamiento del homoerotismo feminino en la obra del Sidonio. Un análisis del que se extrae una serie de ideas clave (Venus ‘masculinizado’ puede influir en el nacimiento de mujeres con inclinaciones homosexulaes; la homosexulaidad feminina es algo malo, y ciertas configuraciones astrales pueden hacerlo peror o más dañino; la homosexualidad feminina es comparable a la prostituición, y quienes la pratican “realizan actos de hombres”) que según Brooten estaban ya establecidas en el pensamiento astrológico del siglo I y que serán repetidas o todo lo más perfiladas sin apenas alteraciones, al menos no sustanciales, por los astrólogos posteriores, como iremos viendo en las sucesivas entregas de este trabajo.

Por último, y aunque no se detiene en el tema de la homosexualidad  feminina más que inicidentalmente y no lo trata de manera específica como hace Brooten, nos parecen también muy valiosas las ideais apuntadas por Konstan, porque pueden aplicarse en general al estudio de las prácticas sexuales reflejadas en los textos astrológicos y especialmente a los comportamientos homosexuales, razón por la cual no nos resistimos a cerrar esta primera entrega de nuestro trabajo sin citarlo por extenso con nuestra propria traducción:

El manual de Doroteo puede también arrojar luz sobre una cuestión que há suscitado considerable controversia recientemente en el terreno de la sexualidad antigua. Mientras algunos estudiosos han argüido que los antiguos griegos no contemplaban la preferencia sexual como una característica fija constitutiva de la identidad de una persona -son los llamados construccionistas-, otros han mantenido que los catamitas, en todo caso, y las tríbadas o mujeres dominantes se veían como tipos o naturalezas distintas; no se percibían simplesmente como estilos de comportamiento opcionales, como una preferencia por la carne frente al pescado, por ejemplo. Prima facie, al menos, la idea de que la preferencia sexual viene indicada por las estrellas en el momento del nacimiento de una persona parecería sugerir que el homoerotismo, y en particular los roles de catamita y tríbada, son innatos e inalterables. El texto de Doroteo puede verse así como apoyo de la interpretación anticonstruccionista de los códigos sexuales de la Antigüedad clásica. Doroteo, por cierto, es consecuente en este aspecto con Manilio y Tolomeo.

Pero quizá la cuestión no se resuelva con tanta claridad. De hecho, el problema puede llevar a preguntas que residen en el corazón mismo de la práctica de la astrología y de la visión de la vida en la que ésta se asienta. Pues, como hemos visto, los planetas y constelaciones indican no sólo estilo sexual, sino también materias como la riqueza y la pobreza, el número de hijos, el éxito en el matrimonio o los negocios, la salud y la enfermedad, la esclavitud o la libertad, la profesión de uno, la continencia personal, los rasgos de carácter… toda una gama de consecuencias, la mayoría de la cuales no clasificaríamos necesariamente como aspectos de la identidad de una persona o características innatas que marcam la naturaleza interna de uno. Somos nosotros -o en todo caso yo- quienes hemos planteado el tema de la identidad en conexión con la sexualidad, como opuesto a los otros rasgos o propriedades tratados por Doroteo. Depués de todo, Doroteo discute el comportamiento homoerótico como un apéndice de su tratamiento del matrimonio, representando, al parecer, el caso en el que el matrimonio no se contraerá (y, consecuentemente, en el que no habrá hijos o herederos); no parece ser un tema de especial interés para Doroteo por derecho próprio.

Cuando los cielos indican que un hombre tendrá prosperidad y luego perderá su riqueza, […] no significa obviamente que la riqueza o la pobreza sean atributos del individuo. Todo lo que puede decirse es que los astros indican cómo van a salir las cosas. Así también, indican que ciertas personas resultarán tener preferencias sexuales convencionales mientras que otras serán diferentes. Doroteo nos informa, por supuesto, de que un hombre que juega el papel de una mujer en el sexo es um tipo digno de mención, al igual que es de interés (vital interés, desde luego) si una persona resultará ser libre o será esclavizada. La astrología no fija naturalezas como esclavo o libre, fértil o sin hijos, activo o pasivo en el sexo; nos dice lo que ocurrirá y lo que la gente hará.

39848_Pompeya

δ

Bibliografía Citada
Bautista Ruiz, H. J., – Los Tesoros de Antíoco de Atenas: edición crítica, traducción y comentario, tesis doctoral, Universidad de Málaga, 2006. Boehringer, S., – L’homosexualité féminine dans l’antiquité grecque et romain, Les Belles Lettres: Paris, 2007. Bouché-Leclercq, A.,- L’astrologie grecque, E. Leroux, editeur: Paris, 1899. Brennan, T. C., – reseña a B. J. Brooten, Love Between Women, en Bryn Mawr Classical Revie. Brooten, B. J., – Love Between Women. Early Christian Responses to Female Homoeroticism, University of Chicago Press: Chicago/Londres, 1996. Burrus, V., – reseña a B. J. Brooten, Love Between Women, en Journal of Early Christian Studies, 1 (1998). Cameron, A.,Love (and narriage) between Women Greek, Roman and Byzantine Studies, 39 (1998). Cantarella, E., – Según natura. La bisexualidad en el mundo antiguo, Ediciones Clásicas: Madrid, 1991. Castelli, E. A., – reseña a B. J. Brooten, Love Between Women, en Journal of Biblical Literature, 1 (2000). Clark, G., – “Gendered religions”, en Gender and the body in the ancient Mediterranean, Blackwell: Oxford, 1998. Cumont, F., – L’Égypte des astrologues, Fondation égyptologique Reine Élisabeth: Bruselas, 1937. Dover, K. J., – “Two Women of Samos, en Martha C. Nussbaum & Juha Shivola (eds.) The Sleep of Reason. Erotic Experience and Sexual Ethics in ancient Greece and Rome, University of Chicago Press (2002). Hallet, J. P., – “Female homoeroticism and the denial of Roman reality in Latin Literature”, Yale Journal of Criticism 3.1 (1989); Roman Sexualities, Princeton University Press. Halperin, D. M., – “The First Homosexuality?”, en su libro How to Do the History of Homosexuality, Chicago University Press. Juynboll, G. H. A., – “Siḥak”, Encyclopaedia of Islam, vol. IX, Brill: Leiden, 1997. Konstan, D., – “Conventional Values of the Hellenistic Greeks: The Evidence from Astrology” en P. Bilde, Conventional Values of the Hellenistic Greeks, Aarhus University Press (1975). Kroll, W., – “Lesbische Liebe”, RE, XXIII (1924). Macías Villalobos, C., – “La homosexualidad y las conductas sexuales pervertidas desde la perspectiva de la astrología antigua”, Minerva, 19 (1924). Martos Montiel, J. F., – Desde Lesbos con amor. Homosexualidad femenina en la Antigüedad, Ediciones Clásicas: Madrid, 1996. – “Entre mujeres anda el juego: a vueltas con la homosexualidad femenina en la Antigüedad”, Tempus, 22 (1999). – “Aspectos de la homosexualidad femenina en Grecia y Roma”, en S. Perea Yébenes, Erotica antiqua: Sexualidad y erotismo en Grecia y Roma, Signifer: Madrid, 2007. Neugebauer O. & Van Hoesen, H. B., – Greek Horoscopes, The American Philosophical Society, 1987. Ormand, K., – reseña a S. Boehringer, L’homosexualité feminine…, en American Journal of Philology, (2013). Pingree, D., – Dorothei Sidonii Carmen Astrologicum, Teubner: Leipzig, 1976. Torjesen, K., – reseña a B. J. Brooten, Love Between Women…, en International Journal of the Classical Tradition, 4 (2000).

Ω